Me gusta el olor del café por las mañanas. Me despierta los sentidos solo el olerlo, sin que una gota de líquido llegue a tocar mis labios. Sé qué sitios de la ciudad tienen un buen café solo con que me llegue su aroma desde la calle. El olfato es mucho más eficaz que cualquier publicidad en la puerta.

 

La metadescripción es el aroma de café de nuestro blog.
La metadescripción es ese breve texto que aparece en los resultados de búsqueda de Google cuando buscamos algo. Y es el texto que aparece en muchas redes sociales cuando se comparte nuestra página.
Si no cambiamos nuestra metadescripción, Google toma los primeros 156 caracteres de nuestro blog o nuestro post sin preguntarnos. Es como si entráramos en la cafetería por la puerta de atrás y no oliera a café.
Cuando los gurús del marketing se dieron cuenta de la importancia de las metadescripciones, las petaron de palabras clave. En otras palabras, inundaron nuestra ciudad de olor a café. Eso hizo que Google dejara de tomar en cuenta a la hora de posicionar una página las palabras clave contenidas en las metadescripciones. Y es por eso por lo que, en casi ningún curso de SEO, se habla de la metadescripción.
Pero…¿nosotros escribimos para Google? 
Afortunadamente, no. Escribimos para personas, personas que son capaces de distinguir un buen café. Y que, por lo tanto, se van a sentir atraídas por nuestra descripción. Una buena descripción puede llevar a un lector a clicar en tu enlace y eso, a pesar de que los robots de Google no lo tienen en cuenta, sí aumenta las visitas de tu blog.

¿Qué debe caracterizar a nuestra metadescripción?

 

Debemos usar palabras clave: 

A ver…Ana, nos estás volviendo locos. ¿No decías que las palabras clave ya no las tenía en cuenta Google? Sí, Google no las tiene en cuenta, pero resulta que marca en negrita las que el lector ha buscado, así que si tú has puesto tus palabras clave en la metadescripción aparecerán resaltadas y ayudarán a captar la atención.

 

Lo bueno, si breve, dos veces bueno: 

 

Debe medir entre 70 y 156 caracteres que es lo que Google te permite (los demás buscadores permiten más caracteres, pero entonces en Google aparece cortado).

 

Debe ser tan atractiva como Hugo Silva: 

 

Vale, sí, lo confieso. Tengo una fijación con este tío desde lo del yogurazo, pero a lo que íbamos: tienes menos de diez segundos para convencer al lector de que clique en tu enlace. Sé convincente al máximo.

 

No deben estar duplicadas: 

 

Nunca pongas el mismo título ni la misma descripción a páginas diferentes. Google no penaliza el que haya metadescripciones repetidas en tu página. Hace algo peor que eso: las ignora.

¿Cómo cambiamos la metadescripción de nuestro blog?

Para conseguir que nuestros lectores se sientan atraídos por el aroma de nuestro café y quieran sentarse a nuestra mesa, tenemos que personalizar la metadescripción. Voy a explicar cómo hacerlo si tienes un blog en Blogger. Ya sabes (porque te expliqué aquí los motivos) que este blog está alojado en Blogger.Para los que tienen su blog en WordPress, hay un plugin que lo facilita que se llama “WordPress SEO by Yoast”. Os dejo un artículo de Alejandro Caballero explicando cómo configurarlo.

En Blogger, vamos a Configuración –> Preferencias de búsqueda –> Etiquetas Meta –> Descripción. 
 
Para poder escribir de forma manual una pequeña descripción de cada post, debemos habilitar la descripción para las búsquedas de Google de la siguiente manera: Configuración –> Lo básico –> Privacidad –> Marcamos en ambos apartados y le damos a Guardar cambios.
 
De esa manera, en el lateral del post, cuando editamos, saldrá una casilla en la que debemos escribir nuestra metadescripción, que pone Descripción de búsqueda. 

 

Y bueno, dime…¿cómo te gusta el café? ¿Solo o con leche?
¿Te hago un café para charlar un ratito 
o te preparo un menú mensual (si te suscribes)? 

 

Pin It on Pinterest