gestion-tiempo-escritores

Existe una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo.

Hay calendarios y relojes para medirlo, pero eso significa poco porque todos sabemos que, a veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otra, en cambio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora. 

Porque el tiempo es vida. Y la vida reside en el corazón. 

Estas frases con las que empiezo mi post de hoy pertenecen a Momo, de Michael Ende, una de las joyas de la fantasía juvenil clásica. Momo fue escrita en 1979. Yo la leí por primera vez en 1984. El problema sigue siendo el mismo:

cómo encontrar tiempo para escribir,

cuando no tienes tiempo ni para respirar.

El día tiene 24 horas y tenemos la sensación de que nos falta tiempo para todo lo que queremos hacer. Si además, eres madre o padre y tienes un trabajo nutricional que te ocupa la mayor parte de tu día, el conseguir tiempo para escribir se hace un mundo.

Más aún para el escritor de hoy en día. Lleva tiempo escribir tu novela, pero si a eso le sumas que tienes que mantener un blog, atender redes sociales, crear contenidos para tu newsletter… la sensación de que es imposible te abruma. O al menos te abrumaba antes de empezar a leer este artículo porque espero ayudarte con los contenidos de hoy.

¿Quiénes son tus hombres grises? 

 

¿En qué se te va ese tiempo libre que tienes?

¿Quién te lo roba?

Hay una serie de cosas que son verdaderos ladrones de tiempo. Identifica cuáles son los tuyos. Puede que pierdas mucho tiempo en consultar compulsivamente el mail, o en redes sociales (que son ladrones de guante blanco), que te interrumpan constantemente con llamadas de teléfono o que pierdas tiempo viendo el Sálvame (eso sí que es tiempo perdido de verdad).

Pongamos que empiezas hoy mismo: ¿qué has hecho hoy de productivo? ¿en qué has perdido el tiempo? ¿Por qué no encuentras tiempo para escribir?  Durante una semana apunta, día tras día, en un papel todas las cosas que has hecho. En qué has invertido tu tiempo. Seguro que te llevas una verdadera sorpresa.

Los videojuegos, la televisión, las interrupciones constantes (tanto en el trabajo como en casa), el teléfono, el cansancio, el ahora no te tengo ganas…es muy fácil ceder a los requerimientos de los hombres grises.

gestión del tiempo 2

Llegar a la casa del Maestro Hora se hace despacio.

 

—Por favor —le dijo a Casiopea—. ¿no podríamos ir un poco más de prisa?

«Cuanto más lento, más aprisa», fue la respuesta de la tortuga. 

Para recuperar el tiempo de los hombres, Momo tiene que seguir a una tortuga (Casiopea) por toda la ciudad hasta la casa de Ninguna Parte donde vive el maestro Hora. De la misma manera, eliminar a los ladrones de tiempo no es algo que puedas hacer en un día. Una vez que eres consciente de tener un problema, es más fácil empeñarse en solucionarlo. Pero no es tan sencillo como parece. Para poder tener tiempo hay que crear hábitos. Y esos hábitos necesitan a su vez tiempo para implementarse.

Por lo menos, te costará un par de meses acostumbrarte.

gestión del tiempo 3

Barriendo baldosas.

 

Nunca se ha de pensar en toda la calle de una vez, ¿entiendes? Solo hay que pensar en el paso siguiente, en la inspiración siguiente, en la siguiente barrida. Nunca nada más que en el siguiente. (…) Entonces es divertido; eso es importante porque se hace bien la tarea. Y así ha de ser (…). De repente se da uno cuenta de que, paso a paso, se ha barrido toda la calle. Uno no se da cuenta de cómo ha sido, y no se está sin aliento. Eso es importante. 

Cuando las tareas se fragmentan en otras más pequeñas, son más fáciles de hacer. Eso es lo que sostiene Beppo el barrendero en este fragmento del libro. De la misma forma, si agrupas tareas en franjas de tiempo, suelen ocupar menos.

 

Te doy algunas ideas y tú escoges la que más se adapten a ti y a tu situación:

 

  • Dedica el final del día a agendar el día siguiente. No lo consideres tiempo perdido sino tiempo que inviertes en convertir el organizarte en un hábito.

 

  • Agrupa tareas similares en una misma franja horaria: por ejemplo, no salgas a la farmacia un día, otro día a Correos y el siguiente, a resolver un trámite. Pon un día a la semana para hacer todas las cosas que tienes que hacer fuera de casa y economizarás tiempo.

 

  • Designa un tiempo con una alarma cuando se gaste para las redes sociales. Y no vuelvas a entrar en ellas más. Si necesitas una aplicación para ello, aquí te dejo unas cuantas:
    • Quality time: es una aplicación (desgraciadamente, solo para Android) que te ofrece los datos de cómo usas tu móvil, del tiempo que pasas en cada sitio (en las redes sociales, en el mail…). Una alternativa a este para IOS puede ser Moment
    • Stay Focused: es una aplicación para Chrome que te limita el tiempo que puedes pasar en determinados sitios. Ideal para no perderte en las arenas movedizas de las redes sociales.

 

  • De la misma forma, programa un tiempo para responder los mails o los whattsapp. Intenta evitar las llamadas telefónicas. Siempre es mucho, mucho más rápido y conciso un mail.

 

Liberando las flores horarias.

 

No obstante, había cambiado algo. De pronto, todo el mundo tenía tiempo de sobra. Claro que todo el mundo estaba muy contento por ello, pero nadie sabía que en realidad era su propio tiempo ahorrado, que volvía a él de modo maravilloso. 

Para establecer las prioridades en tu agenda, mira lo que tienes que hacer y tacha todas aquellas cosas que no son imprescindibles para tu vida o que no te ayudan en tu carrera como escritor. Luego, prioriza el resto.

Al hacerlo, ten cuidado. La escritura suele absorber a los escritores y quitarle tiempo a otras cosas. Y sí, tienes que encontrar tiempo para escribir, pero también hacer el resto. Tu familia y tus amigos te necesitan y tú a ellos. Sin su soporte no eres nada. También necesitas descansar y hacer ejercicio. Así que esas horas también tenlas en cuenta.

A veces, una revisión completa de tu sistema de organización puede ayudarte a liberar esas flores horarias y, de repente, tienes tiempo para escribir y para todo lo que quieras.

Como contarte esto en un solo post, era muy difícil, Ana Bolox lo ha resumido en un maravilloso curso para la Plataforma de MOLPE, con plantillas que te ayudarán a organizarte y, desde luego, mucho mejor contado y más práctico que lo que yo lo he hecho.

curso-gestion-tiempo

Pin It on Pinterest