blog-escritor-triunfa

O, en otras palabras (volviendo a lo de que Triunfar con un blog es como beber cerveza), ¿cómo conseguir que los lectores cojan tu botella de cerveza de la estantería repleta de botellas?

Cuando tienes un problema de salud y no sabes qué es lo que te ocurre, lo primero que hacemos todos –reconocedlo– es buscarlo en Google (Ainsss, el doctor Google que nos hace mordernos las uñas con miles de diagnósticos, qué malo es) y luego, pedir cita en nuestro médico de Familia. Generalmente, el médico de Familia da un nombre y un tratamiento a nuestro problema y con eso, el problema desaparece. Pero, a veces, se necesita un especialista y el médico de Familia nos deriva, por ejemplo, al cardiólogo.

Pero pongamos que nuestro problema es un «dolor en el pecho». Nos metemos en Google y sale que puede ser una angina. Por nuestra cuenta y riesgo, en vez de ir al médico de Familia, decidimos buscar un cardiólogo que nos vea. Volvemos a buscar en Google y pedimos cita. Puede ser que ese dolor en el pecho no sea un infarto y que, cuando lleguemos al cardiólogo, éste nos derive al médico de Familia para que descarte otras causas. O que sí, efectivamente, lo sea. Y nos estudien y traten.

Os pongo este ejemplo para que entendáis lo que es un nicho y la importancia que tiene elegir el nicho de tu blog de forma adecuada. Podemos decir que un nicho es un «cachito» de conocimiento. El cardiólogo sabe de su «cachito» de cuerpo mucho más que el médico de Familia. Es experto en ese cachito, pero del resto sabe lo básico. Su nicho es el corazón.
De la misma manera, un blog que trata muchos géneros literarios –un blog generalista– va a tardar mucho más en alcanzar el status de experto en algo que uno que solo habla de un género literario concreto. Así que tenemos que buscar nuestro «cachito» de literatura. A ser posible, en aquel género en el que escribimos.

¿Por qué?

 Porque igual que, cuando buscamos la solución a nuestro problema de salud, lo primero es buscar en Google «dolor en el pecho», los lectores no buscarán solamente la palabra «Libros» o si lo hacen, encontrarán blogs generalistas con muchos más recursos que nosotros. El lector que nos interesa es el que busca «Novelas del género tal». Ese lector es nuestro público, el público al que vamos a dirigirnos. O lo que, en términos de marketing, se conoce como tu «target».
La clave para que tu blog funcione radica en la elección correcta de tu nicho y de tu target. Es como decidir dónde vivir: va a condicionar tu vida posterior completamente.
¿Cómo elegimos cuál es nuestro nicho?
A la hora de elegir nuestro nicho, hay que pensar en tres cosas clave:
  • ¿Cuál es el género en el que quiero desarrollarme como escritor?
  • ¿Qué me gusta hacer en la vida o qué se me da bien hacer?
  • ¿Cómo puedo ayudar uniendo mi género como escritor con lo que me gusta hacer?
Vamos a poner un ejemplo: imaginemos que soy escritora de comedia romántica y que, además, me gusta mucho la moda. Se me da de miedo aconsejar modelitos a las amigas y encontrar chollos en tiendas online. ¿Qué tal si monto un blog en el que consiga unir novelas de mi género con mi gusto por la moda al estilo de este post?
Ver post completo
Al hacerlo, aporto algo de valor (ayudo a la gente a comprar, combinar, etc) y además voy a atraer a mi público (que será en su mayoría femenino).
¿A que no es tan difícil?
Cuando tengas la respuesta a estas preguntas, piensa entonces en cómo hacer aun más pequeño este grupo de gente. ¿Más pequeño? ¿Por qué? Cuanto más amplio sea el espectro de temas que toque, más gente me encontrará,  ¿no?
¡¡¡Pues NOOOO!!!
Resulta que si tu nicho es muy amplio vas a tener que competir con blogs que ya están situados y que posiblemente tienen muchos más medios que tú. Y te va a ser más difícil destacar. Es como en el ejemplo del cardiólogo: cardiólogos hay a patadas, pero si te especializas en Cardiología Infantil, posiblemente tengas mucho menos competencia. Conociendo bien tu cachito de literatura, te será más sencillo conocer a tus lectores potenciales, saber quiénes son los que más movimiento ocasionan dentro del nicho (Influencers, que los llaman) y serás percibido como un experto.
Si tomamos el ejemplo anterior de la autora de romántica, puede centrarse en novelas Chick-lit solamente.
¡¡¡Manos a la obra!!!
Pues, venga, coge lápiz y papel y haz cuatro listas (Ya, sí, lo sé, soy la doña de las listas. Qué le vamos a hacer)
  • ¿Qué me gusta más en la vida? Intereses que sepas que van a durar porque si no te aburrirás de ellos. El 95% de los blogs no superan el primer año. Y es porque tener éxito con un blog exige mucho trabajo y tiene que gustarte mucho el tema para que ese trabajo se te haga llevadero.
  • ¿De qué sé mucho? No tienes que ser un experto. Por ejemplo, en mi caso, yo no tengo ningún título oficial (Másters o demás mandangas) en Community Management, pero es un tema que me apasiona desde que me ví obligada a ejercer de tal y sobre el que llevo leyendo siete años. Digo yo que sabré algo más que el que acaba de empezar. Además, si sabes mucho sobre algo perderás menos tiempo documentándote para cada post.
  • ¿En qué puedo serle útil a los demás? Espero que estos posts os sean útiles. Por lo menos, es la intención.
  • ¿Cómo puedo rentabilizarlo? En un blog de escritor, lo ideal es que vendas tus novelas o tus cuentos, pero además, puedes ofrecerte para escribir artículos pagados sobre tu tema, reseñar novelas de tu género o promocionar un curso.
Y ahora, soy toda oídos a las dudas.
¿Tienes tu nicho y tu público objetivo claros?