copywriting para escritores

Todo escritor tiene una historia que contar. Y si quiere vivir de la literatura, una historia que vender. Pero, para venderla, utilizas tus textos. Ay, esos textos que tienen que estar pensados para atraer, enamorar y persuadir. Ahí es donde entra el copywriting.

Pero para hablar de copywriting y presentar el nuevo curso de la plataforma de MOLPE (que engruesa la oferta de la plataforma de tarifa plana de MOLPE) he pensado que nadie mejor que uno de los escritores que más domina el copywriting de la blogosfera. Que, además, va a enseñaros en ese curso todo lo que sabe de copywriting, que es mucho.

Señores y señoras, redoble de tambores, con todos ustedes:

 

¡Jaume Vincent!

 

Jaume Vincent

Escritor de terror y novela negra, Excentrya

Entender el copywriting te hará mejor escritor

Dicen que si pusieran a escribir a 100 chimpancés, día y noche, durante 100 años, en algún momento sacarían una obra comparable a las de Shakespeare. No dudo de la capacidad tipográfica de nuestros primos peludos, pero creo que nunca llegarían a escribir nada tan hermoso… ¿Por qué? Porque los micos no entienden el poder del copywriting.

Bien, ahora que te he descolocado, permíteme que comience con mi artículo de verdad.

Pensamos que el copywriting —el arte de crear mensajes seductores— y la literatura de ficción no tienen nada en común. En realidad, si te paras a pensar, son polos opuestos: por una parte tenemos un texto destinado a vender algo y, por otra, un texto que no pretende más que contar una historia. Se parecen tanto como un huevo a una castaña… ¿O no?

Párate y piensa un momento. En los dos casos necesitas escribir palabras. Pero no te servirá cualquier palabra. En copywriting tienes que escoger las palabras adecuadas, has de saber cómo construir una frase que seduzca y atraiga la atención del lector, que lo lleve desde el punto A al punto B.

¿No es eso lo que hacemos en nuestras historias? Atrapar al lector y obligarlo a pasar páginas. Retener su atención desde la primera frase, hasta el punto final.

Pues ya se van pareciendo más, ¿verdad?

Dos caras de una moneda

La literatura y el copywriting son, al fin y al cabo, dos caras de una misma moneda. En los dos casos se trata de construir mensajes seductores, en los dos casos tenemos que vender algo a nuestros lectores; ya sea un curso online o la historia de un señor de Wisconsin que ve pastar a las vacas.

En el copywriting se usa siempre un lenguaje conversacional; tus textos interpelarán directamente al lector, como si hablases con un amigo. No es que tengas que escribir tu novela así, pero en la ficción el lenguaje directo y sencillo vende. Es fácil de leer, es agradable y hace que la lectura resulte cómoda y rápida. Algo que se agradece —si no me crees, lee a Lovecraft a ver lo que duras—.

El copywriting utiliza el storytelling para la venta de productos. Y el storytelling es la base de todos nuestros textos literarios, tenemos que aprender a contar historias y el copywriting nos puede enseñar algunos trucos.

Además, el copywriting se basa en la atracción y no hay mejor forma de atraer que apelar a los sentimientos. Tienes que saber pinchar esos puntos de dolor que producen reacciones en el lector y llevarlos a tu terreno. ¿Sabes cuáles son las mejores historias? Las que provocan emociones en él… ¿Has leído El Corazón Delator de Edgar Alan Poe? Si nunca lo has hecho te invito a que lo hagas. Poe era un maestro hurgando en las emociones, cada uno de sus relatos pulsaba en una de nuestras emociones más básicas y por eso, sus escritos, siguen resonando 200 años después.

edgar allan poe

Eso sí: cuidado con el uso de las emociones. Hay una línea muy fina entre ser emocional y ser empalagoso.

La buena ficción se construye sobre los mismos pilares que el copywriting: storytelling, lenguaje sencillo y el uso de las emociones.

Por otra parte, para escribir ficción necesitamos desarrollar nuestra propia voz. Nunca seremos escritores de verdad hasta que la tengamos. Cualquier copywriter se beneficiará de tener una voz particular. Por ejemplo, este artículo no se parece a ninguno que haya escrito Ana en su blog. Y si sigues mi blog, seguro que me has reconocido, eso es tener una voz propia.

En ambos casos de puede aplicar ese viejo —y apestoso— dicho: «escribe sobre lo que conoces». Aunque yo personalmente lo aborrezco —pienso que un escritor puede escribir lo que le dé la gana—, en copywriting escribir sobre algo que amas es un punto. Al escribir desde la emoción, dejamos nuestra propia imprenta en el texto, si algo nos gusta, el lector notará nuestro interés, nuestra pasión. Las emociones son contagiosas.

Lenguajes y voces

Con nuestros textos ocurre algo muy curioso. Tanto si escribes una novela de terror, de fantasía, un relato de ciencia ficción, un mail para tus suscriptores, un post para tu blog o un artículo para alguien que te ha contratado, nunca escribirás para ti.

¿Lo habías pensado? Siempre que escribas lo estarás haciendo para otros, para tus lectores, para los clientes de otro, para los lectores de otro… Cada audiencia tiene una voz y tú tienes la obligación de conocerla y de escribir para ellos.

La voz es especialmente importante en la ficción. Muchas veces, escribimos algo maravilloso pero nos equivocamos con nuestra audiencia. No usamos un lenguaje adecuado para nuestros lectores. ¿Por qué no me leen? ¿Por qué me han rechazado este relato si es buenísimo? Esos son nuestros estigmas, ¿a que te suenan? El problema es que te has equivocado con tu audiencia, no has sabido comunicarte con ellos.

Si fallas, estás perdido. Es como tratar de matar moscas con un cañón. Tienes que convertirte en un francotirador. En lugar de disparar al bulto y rezar para que alguna bala dé en el blanco, súbete al campanario, apunta con tranquilidad y dispara a tus objetivos. Obsérvalos a través de tu mirilla, mírales a los ojo, observa cómo andan, memoriza su patrón de movimiento… Tienes que conocer a tu lector tan bien como a tu mejor amigo.

Cuando escribas olvídate de ti, solo están ellos. Tienes que escribir para ellos, tienes que conocerlos por su nombre. En copywriting y en ficción, tus textos tienen que ofrecer una solución —rápida y sencilla— a sus problemas. Ellos desean leer algo, pues tienes que darles eso. No les valdrá cualquier otra cosa, tiene que ser exactamente eso.

Incluso si escribes una historia con el mero fin de entretener. Tienes que entretener, no puedes hacer ninguna otra cosa —emocionar, asustar, entristecer…—. Pero tiene que ser entretenimiento en la manera en que tus lectores lo entiendan, no cómo tú creas que funciona el entretenimiento. Si tienes suerte tu forma de entenderlo será la misma.

Como escritor tienes que ser capaz de dar un paso atrás, aparcar el ego y preguntarte qué quieren los lectores. Tendrás que responder de forma con concreta algunas preguntas: ¿Qué quiere leer mi lector? ¿Qué le hará pasar las páginas? ¿Qué espera al abrir este libro?

Si eres capaz de entender eso no tendrás problemas, tus lectores te adorarán y devorarán lo que les eches como una manada de lobos hambrientos. Pero, si no eres capaz de hacerlo, entonces tendrás serios problemas; no importa lo bueno que seas o lo bien que escribas, si no conectas con tu lector no servirá de nada.

Técnicas narrativas, cursos y otras petisoperías

A todos los escritores nos encanta comprarnos libros sobre técnicas narrativas, acudir a talleres y leer todos los blogs posibles sobre escritura. Queremos aprender y mejorar. Es normal y muy loable.

Sin embargo, nunca nos hemos parado a pensar en que igual nos vendría bien ir un poco más allá. Está claro que necesitamos una base sobre la que cimentar la ficción, pero también tienes que saber conectar con tus lectores. El copywriting te enseña a hacer eso.

El copywriting es algo más que una técnica con un nombre súper chulo para encasquetar tus cosas a los demás. Aprender las técnicas de copywriting básico también nos hará mejorar como escritores. Es como cultivar el cuerpo y la mente, ya sabes.

Además, en un plano terrenal, si eres escritor necesitarás una plataforma desde la que conseguir más lectores. Hoy en día esa plataforma tiene un nombre: blog. Si tienes un blog necesitarás usar un lenguaje que conecte con tus lectores y eso lo conseguirás mediante el copywriting. Tienes que aprender a vender tu ficción, necesitarás conocer a tu público y saber cómo se comunica. En algún momento, querrás que ese público compre tus libros o tus cursos o cualquier cosa que se te ocurra vender…

El copywriting no es una habilidad excluyente, es una pata más de la silla sobre la que te tendrás que sentar como escritor emprendedor. Aprende a comunicar y fortalece tus historias, utiliza el storytelling para convertir tus textos en un red en la que se enganchen tus lectores —incluso esos que nunca leen nada—. El copywriting no solo es bueno para tu plataforma, también reforzará tus habilidades como escritor.

Además, puede que aumentes y tus ventas y, en el peor de los casos, tampoco te hará daño aprender algo nuevo, ¿no?

copywriting para escritores

Pin It on Pinterest