email marketing

Como ya te he dicho un millón de veces en las pocas semanas que llevo aquí: los tiempos de esperar sentado a que te lleguen los lectores se han terminado. Los escritores —y también las editoriales— no tienen más remedio que invertir tiempo y esfuerzo en llegar a los lectores y el email marketing es una de las mejores herramientas que tienes en tu maleta.

La semana pasada, cuando te hable sobre la promoción de tu libro, ya te expliqué hasta qué punto es importante el email marketing. Es la forma más sencilla y directa de conseguir leads (es decir, fans. Gente a la que le gusta tu contenido y puede que les gusten también tus libros)

El email marketing te permite crear un mensaje personalizado para tus autores, si has montado bien tu plataforma —segmentando a tus suscriptores en distintas listas—, podrás incluso afinar el mensaje para cada grupo de suscriptores. ¿Verdad que si eres lector de romántica no te van a interesar las mismas cosas que a un lector de terror? (Puede que sí, pero seguro que entiendes la idea)

De esta forma, pulsando un solo botón, podrás vender tus servicios a los suscriptores interesados en ellos y tus libros solo a quién se interese por lo que escribes.

Un frágil voto de confianza

Pero el email marketing es algo más que bombardear con mensaje publicitarios el buzón de tus suscriptores. Esto no se trata de buzonear, como si fueras McDonald’s. Un consejo que te puede salvar la vida en medio de esta jungla: no juegues con la confianza del suscriptor.

Aparte de las condiciones legales —sobre leyes de protección de datos y demás—, tienes que tener mucho cuidado con lo que envías a tus suscriptores. Cuando una persona comparte contigo su dirección de correo electrónico, te está dando acceso a su vida, te ofrece un delicado voto de confianza.

Si a la primera de cambio le llenas la bandeja de entrada con promociones o le envías material que no le interesa y que no le aporta nada, perderás su confianza. Si tienes suerte solo se dará de baja, si te has pasado te pondrá en la carpeta de SPAM.

Si tus suscriptores tratan tus correos como Spam… estás perdido.

Cuida mucho el material que envías a tus suscriptores. No les acoses, no envíes tres o cuatro correos a la semana. Si has decidido hacer una newsletter semanal con el contenido de tu blog, avísalos de qué día y a qué hora se publica. Si es posible, haz una lista separada, dales la oportunidad de suscribirse a tu newsletter o solo a tus correo promocionales.

¿Qué es el email marketing para escritores?

El email marketing es justamente eso: vender cosas a través del correo electrónico. Como escritor puedes usarlo para vender tus libros a tus lectores, para vender tus servicios o, si quieres, puedes promocionar tus libros y servicios en otras listas de correo —esto es marketing de afiliados, pero ya que estamos…—.

Si eres escritor sabrás que es esencial conectar con tu audiencia. Tienes que hacer llegar tu trabajo a todos para ser visible. Una estrategia de email marketing sólida y bien planificada puede hacer que pases de ser «un escritor con un buen libro que no ha comprado nadie», a ser «ese escritor que vende libros como churros».

Pero para eso hay que saber vender sin vender. Y para eso hace falta estrategia.

La estrategia de email marketing

No es lo mismo vender una historia sobre dragones que un libro sobre yoga. Tienes que tener muy claro qué vas a vender y a quién.

Si escribes ficción, tu punto fuerte será contar historias y tendrás que trabajar con eso. Habla sobre tu historia, sobre tus personajes, cuéntanos cómo ha sido el proceso de escritura… Ya sabes, cosas de escritor. Pero no hables solo de ti: comenta novedades dentro de tu género literario, comparte lo que estás leyendo y si te gusta o no, haz que tus lectores te sientan cercano. Es mucho más difícil decirle a un amigo que no vas a comprar su libro.

Si lo que vendes es no-ficción o productos, tu estrategia deberá basarse en todo lo que puedes ofrecer a tus lectores. Lo importantes es que tus lectores sientan que estás haciendo algo por ellos en cada correo que reciben; no importa si aprenden o se entretienen. Pero tienes que lograr hacer algo por ellos.

Aporta contenido de valor siempre. 

Ten siempre en cuenta que tu principal objetivo es conectar con tus lectores.

Pongamos que escribes ficción. A la gente le encanta saber qué hay detrás del telón. Puedes contarles cómo fue el proceso de escritura del libro, cómo se te ocurrió la idea, en quién basaste sus personajes o si tuviste algún problema por el camino.

En los videojuegos, hoy en día todo el mundo paga por el contenido extra, ¿no? Pues aprovecha y regala tu propio contenido extra. Vale, no puedes vender «un nuevo traje» para un personaje, pero sí puede regalar un cuento o relato corto basado en ese mundo, en uno de tus personajes o en algún objeto importante para ese mundo.

Cuanto más les ofrezcas, cuanto más compartas con ellos sobre ti, sobre tu trabajo y sobre tus historias, más querrán saber y más conectarás con ellos. El correo electrónico es la mejor manera de crear una relación estable con tus lectores.

¿Qué necesito para empezar?

Bueno, para comenzar necesitas muy poco. Un blog, un servicio de gestión de correos electrónicos y una lista de suscriptores.

El gestor de correos —Mailchimp, Aweber, Mailrelay…— será tu centro de control. Desde ahí podrás gestionar tus campañas, crear los autoresponder y segmentar a tus suscriptores. No dejes de vigilar y medir cada uno de tus correos; aprende qué gusta y qué no gusta.

Es importante crear un buen formulario de suscripción para recoger las direcciones de correo. Todos los servicios te ofrecen la capacidad de crear estos formularios y de insertar el código HTML en tu página o tu blog. De todas formas, Mailchimp y Mailrelay, tienen plugins que funcionan muy bien con WordPress, por lo que no deberías tener ningún problema a la hora de crear y gestionar los formularios de suscripción.

Como ya te he dicho antes, si vas a tocar más de un tema o si tienes pensado ofrecer servicios además de tus libros, separa a los suscriptores en dos listas. Esto se puede hacer en el mismo formulario, ofreciendo dos opciones de suscripción bien diferenciadas.

Una vez segmentadas tus listas, crea una estrategia sólida de envíos. Si tienes un blog es recomendable enviar un correo a la semana con las novedades —si publicas más de una vez, envía solo un correo con todo el material—.

¿Recuerdas lo que te he dicho sobre la confianza? No te quedes en la simple newsletter, no les envíes un correo automático con un par de enlaces. Tómate un poco de tiempo para hablar sobre el tema —o los temas que de los que has hablado esa semana—. A mí me gusta charlar un poco con mis suscriptores y aprovecho mis newsletters para contar cosas de mi día a día como escritor o sobre lo que pienso de este o aquel tema. También aprovecho y comparto mis últimas lecturas.

Puedes hacer lo que quieras. Si lo tuyo no es charlar con tus suscriptores, no lo hagas, pero no les envíes tus enlaces sin más. Ofréceles algo más, tienes que aportar valor en cada envío, de lo contrario, esa confianza tan quebradiza se romperá bajo tus pies y acabarás en el agua.

¿Y de dónde salen los suscriptores?

Solo tienes que dejar un tronco de árbol en algún lugar oscuro y húmedo… No, espera… Eso son los champiñones…

Tu primera fuente de suscriptores será tu blog o tu página personal. Crea un buen formulario de suscripción y trabaja en el contenido de tu blog. Si calas en tus lectores se suscribirán para seguir leyéndote. No está de más ofrecer algún regalo: un minicurso —como el que ofrece Ana en su página de inicio—, una historia gratis o un eBook sobre tu temática.

Si tienes un libro de ficción publicado puedes ofrecer un capítulo o alguna historia basada en ese mundo de forma gratuita —¿Recuerdas lo que he te dicho del contenido extra?—. Para hacerlo solo tienes que añadir un enlace de descarga al final del correo de bienvenida.

Una forma de aumentar tu lista de suscriptores es poner un enlace al final de tu libro. Si publicas en digital lo tendrás más fácil, solo tienes que poner en enlace hacia tu formulario de suscripción.

Tus redes sociales también son un buen lugar para hacer crecer tu lista de correo. Tienes que aprender a trabajar como una máquina, cada parte tiene que trabajar en la misma dirección… Aprende a usar todas tus herramientas como una orquesta y no como solistas separados.

Hagas lo que hagas, por favor, ni se te ocurra comprar listas de correo. Aunque es una práctica casi desaparecida, todavía los hay que lo hacen. Nunca compres suscriptores, no hay peor error que ese.

¿Y cómo lo hago?

Bueno, pongamos que eres, como yo y como Ana, un escritor emprendedor. Cada semana compartes contenido en tu blog sobre escribir —o sobre yoga— y ahora lo que quieres es promocionar tu libro de ficción… Vaya palo, ¿no? Porque tus suscriptores quieren saber más sobre yoga o sobre cómo superar el bloqueo…

No pasa nada, a estas alturas deberías tener ya una relación de confianza con tus suscriptores, así que seguramente estarán interesados en leer cualquier cosa que publiques.

  • El Autoresponder, tu mejor amigo

El autoresponder es la mejor herramienta con la que contarás en el email marketing. Con esto puedes crear desde un minicurso por correo, hasta una serie de correos sobre tu novela o tu historia. Si no sabes qué hacer con ellos, te hago una chuleta con un autoresponder que podrías usar.

  • Día 0: Bienvenida

Antes que nada dale la bienvenida al suscriptor. Si vas a usar este autoresponder para los recién suscritos, dales las gracias por haberse apuntado, si es para todos, dales las gracias por leerte y seguirte. Si les has ofrecido algún tipo de descarga, diles que esperas que les guste y que te gustaría que te comentasen su experiencia. Diles que pueden darte su opinión con solo pulsar «responder».

  • Día 1: Clase

Cuando un lector se engancha a un escritor quiere leerlo todo y saberlo todo sobre él. Enséñales un poco de tu vida, de tus métodos de escritura o cómo es tu día a día de escritor —los consejos sobre organización son ideales—. Háblales sobre inspiración o sobre cómo pueden encontrar buenas ideas —¿De dónde surgen mis ideas? Sería un buen título para esta primera clase—.

  • Día 2: Clase

Sigue compartiendo tu experiencia como escritor. Enseña algo a través de tu vida como escritor, sigue mostrando cachitos de tu escritura, de tu inspiración… Piensa que la gente compra tus libros porque les gusta tu voz. Usa estos correos para mostrar que eres capaz de escribir grandes historias. No les digas que eres el más mejor. Usa estos correos como un reto de escritura.

  • Día 3: Información del producto

Ahora que ya te los has camelado un poco es hora de enseñar la patita. Muestra ese producto —o libro— que quieres vender. Habla a tus suscriptores sobre él, sobre sus puntos fuertes… ¿De qué va? ¿A quién va dirigido? Muestra también esa portada tan chula que tienes preparada.

  • Día 4: Clase

Ahora que ya saben de qué va el libro o el servicio, ofrece una clase basándote en él. Si tu libro va sobre escribir terror, ofréceles una clase sobre cómo construir un gran villano de terror. Muéstrales que sabes de qué va el tema.

  • Día 5: Clase

Cada escritor trabaja de forma diferente. Enseña a tus suscriptores cómo trabajas tú. Explica cómo usas las escaletas o, si eres de brújula, explícales cómo te organizas para no perder nada o liarte durante el desarrollo. Enséñales cómo es tu proceso.

  • Día 6: Información del producto

Tienes una segunda oportunidad para hablarles de tu producto. Muéstrales con algo más de profundidad qué puedes ofrecerles, la forma en que les cambiará vida y, sobre todo, qué van a sacar ellos de ti. Explícales porque necesitan comprar tu libro o tu producto. Explica también cuáles han sido las mayores pegas, responde a sus preguntas antes de que te las hagan.

  • Día 7: Lanzamiento

Si tu suscriptor ha llegado hasta aquí es porque está interesado en tu producto. Como te expliqué la semana pasada, tienes que eliminar todos aquellos suscriptores que no han abierto los correos. Si alguien ha llegado hasta aquí, es que ha recorrido todo el embudo de ventas y está rendido a tus pies.

Tienes que contagiar tu entusiasmo al lector, tienes que hacer que abrir este correo sea toda una experiencia para él. De todos lo envíos, este es el más importante, así que vas a tener que poner toda la carne en el asador.

Como habrás visto ya, el email Marketing es una de tus mejores herramientas, ya seas escritor u ofrezcas servicios, no hay nada que venda tanto como una buena campaña correo.

Sabiendo esto, no deberías perderte el curso de email marketing para escritores que hemos preparado en la plataforma de MOLPE para ti. En este curso aprenderás punto por punto a gestionar una campaña de email marketing, desde tu primer suscriptor, hasta tu primera venta.

 

curso de email marketing

Escritor de terror. Copywriter.

Jaume Vincent

Pin It on Pinterest