etiqueta en redes
Hace ya tiempo, leí un libro llamado “Cuestión de elegancia” de Kahtleen Tessaro. Es un libro de comedia romántica basado a su vez en un tratado de buenas maneras, que se llama “Elegancia” y que realmente existe. 
Una de esas ideas geniales de escritor en la que, yo como lectora y a la vez escritora, pienso: “Qué jodía, qué buena idea, ¿por qué no se me ocurriría a mí?”. Pero bueno, a eso ya estoy acostumbrada. Me pasa cada vez que leo un libro de Laura Gallego o de José Antonio Cotrina. 
Pero a lo que íbamos: el librito llamado “Elegancia”, escrito en los años sesenta por Madame Geneviève Antoine Dariaux, experta en moda francesa, revoluciona completamente la vida de la protagonista de esta comedia. ¿Por qué? Porque le enseña a moverse con elegancia en todo. Y al hacerlo, su estatus en todo sube. 
A muchos de los escritores que nos movemos en redes no nos vendría mal saber algo de etiqueta. Por eso, hoy mi post se titula la “etiqueta de las etiquetas”. 
¿Cuándo debes etiquetar a alguien en redes sociales 
para no ser considerado un spammer total? 


Vamos a ver primero el caso de twitter: 

Supongo que sabes (y si no, ya te informo yo) que cuando subes una foto a twitter, te aparece un icono al lado que te pregunta: “¿Quién aparece en esta foto?” en el que si lo clicas puedes etiquetar a diez personas. 

Fíjate que dice “Quién aparece en esta foto?”. Claramente. Si no aparece, no lo etiquetes. Aunque creas que la foto, el post o lo que sea le va a interesar. Si es una foto y la persona etiquetada no aparece, no debes etiquetarla. Si es un post y la persona etiquetada no se nombra en ese post, no la etiquetes. 
Lo único que conseguirás es que esa persona quite la etiqueta de la foto cuando le empiecen a llegar mil RT o mil favoritos y que te coja manía. Si es que no te bloquea la cuenta o te denuncia por spammer. 
Lo mismo se aplica cuando añades el @ a un tweet. Si en ese tweet no hay una mención expresa, no añadas a esa persona al tweet. 
En Facebook:
Pasa lo mismo, pero con un matiz: la diferencia entre perfil personal y página profesional. Si me vas a mencionar en una página pública, por favor, hazlo con mi perfil profesional y no, con el personal.
Solo debes etiquetar el perfil personal 
dentro de tu propio perfil personal
¿Por qué? Porque a esa persona, que se está esforzando en separar perfil profesional y personal, le van a llegar solicitudes de amistad a su perfil personal de gente que no conoce de nada. Muchas solicitudes. Eso es un trastorno. En cambio que le llegaran muchos “me gusta” a su página profesional, sería un detallazo que no olvidaría. 
Por eso, os recomiendo que las fotos del perfil personal sean diferentes que las del perfil profesional. Para que nadie se equivoque. Lo mismo que la forma de nombraros. Yo en mi perfil profesional tengo mi nombre completo y una foto en la que se me ve bien la cara y en el personal, mi nombre y las iniciales de los apellidos y una foto en la que no se me distingue bien. 
Como en la novela de Kathleen Tessaro, la “Elegancia” en redes puede cambiaros la vida. 
¿Qué cosas te molestan a ti de las etiquetas? 

Pin It on Pinterest