Autopublicar en literatura infantil

Artículo invitado escrito por Julio Santos, autor y editor de la serie infantil «Las aventuras de Txano y Óscar».

Tienes un flamante libro entre las manos. Pero está en las manos equivocadas. Las tuyas. Tiene que estar en las manos de los demás. Los lectores.

Deja volar tu libro y vamos a acompañarle en ese viaje. Veamos dónde acaba. Voy a intentar pintar una imagen en tu mente. Porque eso hacemos los escritores, ¿no?

Eres un autor aficionado. Te gusta escribir libros infantiles. Igual acabas de terminar tu primer libro o llevas ya dos o tres a tus espaldas. No vives de esto, aunque te gustaría. Pero hasta alcanzar ese momento, por lo menos quieres que tu libro llegue a los lectores. Y si puede ser, a muchos.

Bien. Este es nuestro escenario de partida. Aquí empieza el baile.

Como eres aplicado y sabes que todo está en internet, vas y buscas.

«Cómo autopublicar libros infantiles» o algo parecido.

Tito Google te responde con una cantidad ingente de información. Inabarcable, inasumible, infumable.

Por la razón que sea, alguno de los enlaces te parece más fiable y entras. Y te da un pampurrio cuando ves todo lo que te dicen que tienes que hacer.

Llegados a este punto tengo una noticia buena y una mala.

La mala es que tienen razón y muchas de las estrategias que te proponen son sensatas y adecuadas y deberías ponerlas en marcha si quieres llegar a muchos lectores.

La buena es que casi todo es opcional y adaptable. De entre todas las estrategias que vas a ver, deberás elegir aquellas que más casen con tu personalidad, tus capacidades y tus intereses porque son las que vas a poder mantener a largo plazo.

Hoy te voy a hablar de aquellas que hemos elegido nosotros.  De las que han funcionado y las que no. De nuestra experiencia con Txano y Óscar.

Vamos allá.

Lo primero que hay que hacer, y esto me lo enseñó Ana González Duque en la primera conversación que tuvimos hace años, es que tienes que saber a quién te diriges.

Si no sabemos a quién nos estamos dirigiendo, da igual lo bueno que sea el mensaje.

En infantil tenemos otro problema adicional que es distinguir entre el público lector y el público comprador/prescriptor.

¿Son libros para niños, para niñas, para todos?

¿Para primeros lectores, lectores casuales, lectores avezados?

¿Son para entretenerse, para aprender, para las dos cosas?

En nuestro caso son libros de aventuras para niños y niñas de entre 7 y 12 años. Nada de autoayuda infantil. Solo diversión y aventura.

Los libros les tienen que gustar a los hijos. Si no, no pedirán el siguiente. Pero los mensajes para llegar hasta los hijos les tienen que gustar a los padres.

A partir de aquí, vamos a ir explorando las distintas opciones que tienes para dar el salto. No vamos a entrar en detalles en ninguna de ellas, pero quiero que tengas una visión general de todas para que puedas elegir.

Crowdfunding

La primera que usamos nosotros fue el crowdfunding. Fue lo bueno de estar sin blanca. Queríamos salir con los dos primeros libros en euskera y castellano y eso era imprimir muchos libros y pagar mucho dinero. Había que buscar financiación y el crowdfunding es para eso.

Después nos dimos cuenta de que la parte económica era casi la menos importante.

Un crowdfunding es una maratón de 2 o 3 meses en los que vas a tener que darlo todo, pero que te va a permitir conseguir tres cosas:

  • Validar tu idea o la idea de tu libro: durante el crowdfunding vas a ver si tu proyecto llama la atención de la gente y si hay mercado para él. Si no funciona, mejor darte cuenta antes de tirarte a la piscina. 
  • Vas a hacer un máster acelerado en marketing y comunicación. Te vas a dirigir a todo lo dirigible. Vas a visitar los periódicos y las radios de tu ciudad. Vas a contar tu proyecto a cualquiera que se acerque a menos de un metro. Tus amigos y familiares se van a cambiar de acera cuando te vean. Es lo que hay. Si no estás preparado para esto, mejor saberlo cuanto antes también.
  • Y por fin… si has hecho bien todo lo anterior, habrás conseguido la financiación necesaria y, además, tendrás colocada gran parte de la tirada que vas a hacer.

Es una buena forma de empezar.

Investiga más sobre el crowdfunding, pero para el lanzamiento de libros prueba sobre todo en Verkami (en la plataforma de MOLPE tienes un curso). También puedes probar en Goteo si tu proyecto tiene un fin social. 

Web propia

Bien. Tu proyecto ya ha arrancado. Si has empezado por el crowdfunding, seguramente ya habrás preparado una web. Pero si no lo has hecho todavía, vete pensándolo porque la vas a necesitar.

Aquí te toca tomar una decisión: web de autor o web de colección.

Si vas a escribir historias sueltas o quieres potenciar tu marca personal, mejor una web de autor. Pero si vas a arrancar con una colección que va a tener muchos libros y prefieres potenciar la imagen de los protagonistas o de la serie, mejor una web de colección.

Y entre las dos, todo lo que quieras. Puedes tener una web de autor con una página dentro para la colección. O una web de colección donde se dedica un apartado a los autores.

Aunque en nuestro caso teníamos claro que tenía que ser una web de colección, no puedo darte un consejo categórico porque hay que mirar cada proyecto. Si quieres echar un vistazo a la nuestra es: www.txanoyoscar.com

Ahora estás pensando que tú vas a vender en Amazon y no necesitas web. Mi consejo es que, si quieres tener un negocio que controles tú, necesitas tener una web. Necesitas tener un sitio donde cualquiera que te busque, pueda encontrarte. Independientemente de si Amazon tiene buen día o no. Además, la vas a necesitar para muchas otras cosas. Enseguida vas a ir viendo por qué.

En el tema técnico no voy a entrar. Ahí vas a tener que buscarte la vida (aunque la plataforma de MOLPE también tiene cursos que pueden ayudarte).

Presentaciones, charlas, firmas

Si el trabajo que te da de comer te lo permite, tienes que buscar formas de relacionarte directamente con los niños y niñas que van a leer tus libros. Acudir a ferias del libro infantil. Hacer presentaciones en bibliotecas y colegios. Hacer cuentacuentos si tus libros son para los más pequeños.

Esto te va a permitir tomar la temperatura a tu público y también que los posibles prescriptores te conozcan. Y es que, detrás de esos niños que te escuchan embelesados, hay profesoras, bibliotecarias y madres que también te están escuchando y son las que recomiendan y compran tus libros en realidad.

Este tipo de eventos no son escalables y puedes hacer un número limitado, pero son insustituibles para dejar una huella duradera.

Si vas a presentar el libro o la colección, no puedes hacer algo como lo habitual para los adultos. Prepárate algo divertido. Una historia que acompañe al libro. Una historia que hable de la historia. No sueltes un discurso de media hora sin ninguna imagen. Los niños necesitan estímulos cada poco tiempo que les llamen la atención. Incluye imágenes, música, vídeo…

Nosotros durante la pandemia empezamos a hacer presentaciones online y está resultando una experiencia muy chula ahora que todos nos hemos acostumbrado a usar el Zoom, Meet y similares. La relación no es la misma, pero se le acerca y es mucho más escalable.

Ahora puedes hacer un lanzamiento mundial de tu libro desde tu casa y estar hablando con 100 personas de cualquier parte del mundo y eso mola mucho.

Redes sociales

Nuestra experiencia con las redes es agridulce. Hay que estar. Pero no son para vender. Las redes son como una fiesta. Hablas con mucha gente. Conoces a mucha gente. Y todo son sonrisas y buenas palabras. Pero luego hay que salir de la red para hablar de verdad. Mucho lalala y poco lelele. Tú me entiendes.

Salvo que seas alguien muy mediático o con muchos, muchos miles de seguidores, las redes son un agujero negro devorador de tiempo que generan pocos resultados tangibles.

Además, piensa que tus 1000, 5000 o 10000 seguidores, no son tuyos. Son de Instagram. No tienes forma de hacerles llegar a todos ellos una información sin pagar.

Porque tú sabes que cuando publicas algo en Instagram solo le va a llegar de forma orgánica al 4% de tus seguidores, ¿verdad? Si quieres que llegue a todos los demás, toca pasar por caja.

Si no tienes otra forma de comunicarte con ellos que entrar en la red de turno, tienes un problema. Y esto nos lleva al siguiente punto.

Lista de correo

Tienes que encontrar la forma de relacionarte de forma directa con tus lectores. Lo he dicho hace un momento, pero lo repito. Es importante. No es negociable. Y, sin redes sociales de por medio, la mejor forma es conseguir que te den su correo… y escribirles.

Hay varias formas de hacerlo, pero la más habitual es hacer un intercambio. Tú le ofreces algo y él a cambio te da su email.En nuestro caso, ofrecemos la descarga gratuita del primer libro de la colección a cambio de registrarse en nuestra lista de correo.

Enrique Carlos Martín, por ejemplo, ofrece dos números de una revista infantil con pasatiempos, dibujos y un pequeño relato en cada una.

Otros autores ofrecen un capítulo inédito. Ponte a pensar qué puedes ofrecer tú. Si tienes el correo de tus lectores, tienes una forma de llegar a ellos cuando quieras contarles algo.

¿Has sacado un nuevo libro? Les escribes.

¿Vas a hacer una presentación? Les escribes.

¿Vas a estar firmando en El Corte Inglés? Les escribes.

Estás construyendo tu propia comunidad, no la de Instagram. Y no se trata de escribir de ciento en viento. Tu relación con los lectores es como cualquier otra relación. Si no se cultiva, se muere. Tienes que hablar con ellos a menudo.

Seguro que ahora estás pensando en que ya les escribirás cuando tengas algo que contarles, pero piensa en ellos como si fueran amigos. Con los amigos no te reúnes solo cuando tienes algo que contar. Es al revés. Te juntas con ellos porque te apetece y después piensas en cosas de las que hablar y van surgiendo temas. Aquí igual.

Para mi gusto, un correo semanal es una periodicidad adecuada.Tú tienes tiempo de encontrar ideas y temas interesantes para contar y ellos tienen tiempo de leerte sin agobios.

Ya te oigo rezongar. Pero Julio, si saco un libro al año. ¿De qué les voy a hablar el resto de las semanas?

Mira. Somos escritores. Deberíamos ir por la vida con las antenas fuera todo el día. Tus lectores son humanos. Casi seguro. Y a los humanos nos encantan las historias bien contadas.

A nuestro alrededor ocurren cosas continuamente que, contadas con la mirada de un escritor, pueden cobrar vida y ser interesantes para nuestros lectores: un libro o un artículo que has leído, un podcast que has escuchado, un mail que te han mandado, una conversación mientras comprabas el pan, un comentario de tus hijos, un chascarrillo de un amigo, una letra de una canción, una lista de correo a la que estás suscrito, una serie que estás viendo, una anécdota del viaje del fin de semana, un meme en whatsapp, una situación que has vivido… todo relacionado con tu temática: la literatura infantil. 

Escribir estos boletines es toda una ciencia que daría para un libro entero. Si no tienes otra guía, cuando los escribas solo piensa en qué te gustaría recibir a ti, pero si aprendes algo de copywriting, mejor.

Si quieres ver un ejemplo, entra a www.txanoyoscar.com y déjanos tu mail.

Aparte de poder descargar el primer libro, empezarás a recibir nuestros correos y te podrás hacer una idea de lo que hablo.

Mucha gente no te va a leer, otros se darán de baja, pero los que importan son los que se quedan. Esos te leerán y con ellos vas a ir construyendo una relación y la siguiente vez que piensen en un libro para sus hijos, quizá se acuerden de ti.

Las estrategias para crear esta lista de correo son muchas y variadas, pero lo único imprescindible es una página web (Landing page en inglés) con un formulario para que tu lector registre su correo y un proveedor donde almacenar estos correos y desde donde poder enviar boletines (Mailchimp, Mailrelay, Sendinblue y cientos más…).

Podría escribir todo el artículo solo hablando de la lista de correo porque creo que es de las cosas que pueden marcar la diferencia.

Después de escribir buenas historias y tener una web propia, construir una comunidad alrededor de tu lista de correo sería lo siguiente más importante.

Formas de generar tráfico hacia tu web

Este apartado tiene mucha relación con el anterior. Ya tenemos nuestra web y, además, hemos creado un formulario para registrar el correo de los lectores que nos visitan. Pero ahora viene la gran pregunta: ¿cómo hacemos para que nos visiten?

¿Cómo hacemos para que, entre las miles de webs existentes en la jungla internetera, escojan la nuestra para aterrizar y pasar un rato?

Los detalles escapan al objetivo de este artículo, pero te hago un resumen rápido de las posibilidades más habituales para las tengas en mente cuando te pongas a pensar en esto. 

Tienes que pensar en dos fases:

Fase 1 – Cómo hacer para que te visiten

Conseguir tráfico orgánico: es cuando alguien va a Google buscando algo, tu página aparece y hace clic en ella. Conseguir aparecer en los primeros lugares de Google para una búsqueda interesante es muy complicado. Lo tienes más fácil si tu libro trata algún tema de un nicho muy concreto. En ese caso, puedes intentar posicionar tu página para ese tema y quizá lo consigas. Las técnicas detrás de estos posicionamientos es lo que llaman SEO y es otra «ciencia» que ha llenado miles de libros (Y de la que también hay curso en la plataforma de MOLPE).

Conseguir tráfico referenciado: es intentar aparecer en páginas que ya están posicionadas. Si una web con un buen posicionamiento en algún tema de literatura infantil hace una reseña de tu libro y pone un enlace a tu página, ya estás consiguiendo tráfico a través de ella.

Conseguir tráfico de pago: es cuando contratas anuncios en Facebook, Instagram, Google, etc… que llevan a tu página. Nosotros hemos tenido anuncios en Facebook bastante tiempo y nuestra experiencia es que no nos han resultado rentables.

A todos nos gusta comprar, pero a nadie le gusta que le vendan.

Igual que ocurre en la vida real, vale mucho más que te recomiende un lector o un bloguero haciendo una buena reseña en una web con muchos seguidores que pagar por anuncios. Cuando vendes un producto con mucho margen, los anuncios pueden funcionar, pero para las ventas de libros que son importes pequeños y márgenes bajos, los anuncios resultan caros. O esa es nuestra experiencia.

Conseguir tráfico desde las plataformas:

Si tienes varios libros y puedes permitirte publicar uno de ellos gratis en Amazon y/o Play Store, puedes generar otro tipo de tráfico muy interesante: al final del libro gratis incluye un enlace hacia tu web o hacia tus otros libros.

Los libros gratis en estas plataformas pueden descargarse mucho si son buenos y puedes estar generando nuevos lectores todos los días sin hacer nada y sin gastar un euro.

Fase 2 – Cómo hacer para que te dejen su correo

Una cosa es que lleguen a tu web y otra que quieran darte su correo.

Si al llegar encuentran lo que venían buscando, es más fácil, pero incluso así, todos los internautas saben (o deberían saber) que su correo electrónico es un bien muy preciado y no lo van a entregar en la primera cita.

Vas a tener que ofrecerles algo.

Puede ser el primer libro de una colección, como es el caso de Txano y Óscar, una revista infantil como Enrique Carlos, un relato corto de alguno de tus personajes, un final alternativo para uno de tus libros, un documento donde cuentas el making-off de alguno de tus libros, los primeros capítulos de tu próximo libro, un cuaderno de actividades acerca de alguno de tus libros, un libro de pasatiempos, un libro para colorear… Puede ser cualquier cosa que tenga valor para esos lectores con lo que te quieres relacionar.

Y tienes que ser claro con lo que vas a hacer con ese correo.

Explícales por qué se lo pides y lo que vas a hacer con él y, sobre todo, nada de SPAM, mucho respeto y, siempre, siempre, posibilidad de baja cuando quieran.

Blogs, webs y canales literarios

En este punto toca arremangarse y trabajar. Hace tiempo que nosotros no hacemos una búsqueda exhaustiva, pero recuerdo que cuando empezamos, nos pasamos semanas haciendo una selección y había literalmente miles de webs y blogs que publicaban reseñas literarias. No tantas que publicaran reseñas de infantil, pero también había bastantes.

Aquí tienes que hacer tu propia búsqueda y seleccionar aquellas que vayan más en la línea de tu trabajo. No hay mucho más misterio.

Les vas a escribir y a contarles tu historia y la de tu libro. Las más potentes siempre van muy agobiadas y con muchas lecturas atrasadas, así que será complicado que te abran sus puertas, pero inténtalo. Trata de sorprenderles. Sé original.

Y sobre todo, facilítales el trabajo. Envíales información completa con los detalles más interesantes. Envíales buenas imágenes y mockups de los libros, prepara un pack de imágenes con las portadas, algunas ilustraciones, unas buenas fotos tuyas, imágenes de los personajes. 

Este pack les debe ayudar a generar una publicación de forma más rápida y no tener que volverse locos buscando material de tu libro por internet. Si puedes permitírtelo, envía siempre los libros en papel con algún detalle adicional. Lucen mucho más, les ayuda para las composiciones de las fotos y tienes más posibilidades de ser elegido. 

Piensa en qué pueden ganar ellos reseñando tu libro: por ejemplo. ofréceles algunos ejemplares para sortear entre sus lectores. Esto potenciará la reseña.

Nosotros con cada lanzamiento, preparamos un booktour.

Contactamos con los blog y canales con los que colaboramos habitualmente para hablarles del nuevo libro y les preguntamos si les apetece participar. Para los que deciden participar, organizamos con ellos un calendario previsto de publicaciones de forma que durante las 6-8 semanas posteriores al lanzamiento, todas las semanas haya un par de blogs publicando información del lanzamiento.

A todos ellos les enviamos un ejemplar, algo de merchandising (marcapáginas, posters…) y el acceso a una carpeta compartida con todo el material promocional (Portadas, mockups, banners, fotos autores, logos…).

Se trata de establecer una relación que os beneficie a los dos.

Medios tradicionales (prensa, radio , televisión)

Durante un tiempo, hemos dedicado grandes esfuerzos a intentar aumentar nuestra presencia en los medios tradicionales. Quizá visto desde fuera, hemos conseguido cierta relevancia en algún momento, sobre todo a nivel del País Vasco, porque hemos conseguido algunas apariciones en medios líderes, pero mi valoración después de estos años es que requiere demasiado esfuerzo para los resultados que ofrece.

Si el tema que tratas en tu libros o colección es algo con trascendencia social (el bullying, la pobreza, la emigración, el calentamiento global…) o son libros del tipo autoayuda (cómo eliminar los miedos nocturnos o ideas de este tipo) puede que resulte más sencillo crear una estrategia de medios porque van a ser más receptivos, pero, si escribes libros de aventuras para entretener, como es nuestro caso, no resulta fácil hilvanar con cada lanzamiento una historia que resulte atractiva para las páginas de cultura de un periódico o para un magazine de radio.

Si te animas a hacerlo, te recomiendo empezar por el ámbito local o provincial. Van a ser mucho más sensibles a tu discurso porque ser de la tierra vende.

Escribir una buena nota de prensa es todo un arte que no vas a dominar a la primera. Busca información de cómo hacerlo y, al igual que te decía para los blogs, piensa en facilitar la vida de los periodistas. Van hasta arriba de trabajo y no pueden perder tiempo buscando información que les deberías dar tú. Si tienen que dar cuatro vueltas para escribir tu artículo, buscarán otro en el que solo tengan que dar tres.

Así es el mundo del periodismo hoy en día.

Publicidad en plataformas (Amazon)

También hemos hecho nuestros pinitos en Amazon Ads. Hoy puedes abrir una cuenta con Amazon para publicar anuncios de tus libros que serán mostrados a los lectores que busquen determinadas palabras claves.

En estos anuncios, tú estableces el precio que estás dispuesto a pagar por un clic y Amazon hace una subasta entre los pretendientes para decidir qué anuncios muestra. Normalmente mostrará primero aquellos que pagan más, pero también puede tener importancia para ellos la conversión en venta de los clics.

La buena noticia es que solo te cobra cuando alguien hace clic en tu anuncio y, además, puedes establecer un límite diario de gasto para no llevarte un susto a fin de mes.

El problema es que hacer clic no significa que lo compren. Tienes que trabajar mucho la página de tu libro en Amazon (la descripción) y tienes que vigilar que las conversiones de clics en ventas sean consistentes e ir ajustando los precios que ofreces por las palabras clave. Otro trabajito para la saca…

Si te decides por esta opción no te queda más remedio que probar, ir ajustando y ver si para tu caso funciona.

Hasta aquí hemos llegado.

Aunque no hemos profundizado en ninguna de ellas, creo que te he dado una visión bastante completa de las posibilidades que tienes a tu disposición hoy en día.

No tienes que usarlas todas, pero cuantas más domines, más opciones tendrá tu libro de llegar a los lectores.

Por supuesto, hay muchas más de las que mencionado aquí, pero creo que estas son las más importantes.

Ahora es tu turno. Empieza el viaje de tu libro. Ya lo veo salir volando de tus manos. ¡Trabajo, trabajo, trabajo y suerte! No hay más misterio.