Autor híbrido

Hoy quiero hablar sobre un nuevo fenómeno: el autor híbrido. Durante un tiempo me ha costado entender qué es el autor híbrido o qué es la publicación híbrida. Al principio pensé que se trataba las editoriales de coedición; ya sabes, ese extraño sistema en el que pagas por publicar en una editorial y que casi nunca acaba como esperabas.

Pero la realidad es otra, el autor híbrido es el que es capaz de compaginar la publicación tradicional con la autopublicación

Para muestra un botón: Ana González Duque. Otro ejemplo: Gabriella Campbell.Ellas compaginan la publicación tradicional con editoriales y la autopublicación.

Los tiempos en los que los autores debían decidir si publicar con una editorial o ser independientes han llegado a su fin. O al menos, así es como yo lo veo. Hoy en día hay muchísimas oportunidades para publicar un libro, ¿me he vuelto loco? Pues puede… Pero si te paras a pensar, verás que tengo razón.

¿Cómo combinar publicación tradicional y autopublicación?

Bueno, a bote pronto, no parece fácil, ¿verdad? Siendo el día que es, pongamos como ejemplo un escritor de poesía.

Imagina que tienes un blog dedicado a la poesía, una versión lírica de MOLPE. En el blog das consejos sobre cómo escribir poesías, tienes guías y reseñas libros sobre poesía, además de hablar sobre las principales corrientes y los autores más destacados. Bueno, lo que viene siendo un blog literario.

Por otra parte eres escritor —obvio— y, además, como parte de tu trabajo en el blog has escrito un par de libros con consejos y guías para escribir poesía.

Pongamos que encuentras una editorial que está interesada en publicar tus libros de consejos sobre escritura, pero que no está interesada en tus poemas. Puede que sea una editorial que se dedique a la publicación de manuales y que tenga necesidad de editar algo sobre poesía dentro de su línea sobre escritura.

Bueno, pues bien. Publicas con ellos, ellos se encargan de toda la maquetación, la corrección y la publicidad. Perfecto, ya tienes dos o tres libros en el mercado, con el respaldo de una buena editorial que los distribuye ampliamente y les da presencia en librerías.

Ahora bien, ¿qué pasa con tus poemas? Supongamos que no hay demasiado interés editorial en la poesía, contactas, busca editoriales especializadas, pero todo lo que recibes es un intenso silencio de radio. No hay espacio vital para tus poemas…

Sin embargo, tienes la solución al alcance de tu mano: autopublicar.

El escritor híbrido

El ejemplo de arriba puede parecer algo simplón, pero nos sirve para hacernos una idea. Por norma general, buscaremos publicar con editoriales aquellos libros más comerciales y autopublicaremos los que nosotros creemos que no van a serlo tanto.

Hoy en día y tal como están las cosas en el mundo editorial, si queremos tener alguna posibilidad de sobrevivir, tendremos que buscar el equilibrio entre estas dos formas de publicación a lo largo de nuestra carrera.

El mayor problema, incluso a estas alturas, es la falta de confianza de muchos escritores en las formas de autopublicación y el empeño en buscar siempre la publicación tradicional en editoriales. Tienes que ser capaz de sobreponerte a esas dudas existenciales y entender la autoedición como lo que es en realidad: una de las patas de tu propia industria.

¿Será todo más sencillo siendo escritor híbrido? Pues no. Claro que no. Aquí no hay atajos, ni caminos de rosas. Pero sí, puede que te resulte más rentable, siempre que seas capaz de esforzarte y trabajar mucho.

Esa es una de las mayores ventajas de la autopublicación. Es mucho más fácil rentabilizar tu esfuerzo; si trabajas duro y eres capaz de mantener un ritmo de publicación constante, tus ingresos pueden ser más que interesantes.

¿Por qué debería ser autor híbrido?

En primer lugar, deberías ser autor híbrido porque amas escribir. Esto, que parece una tontería, se nos pasa por alto muchas veces. Escribe si te gusta escribir, solo así lograrás disfrutar de lo que haces y eso es lo principal —Feliz día Internacional de la Felicidad a todos—.

En segundo lugar, deberías compaginar la autopublicación y la publicación tradicional porque quieres mantener el control sobre parte de tu trabajo. Publicar con una editorial te permite llegar más fácilmente a los lectores, sin embargo, una vez firmado el contrato pierdes de vista tu trabajo y son ellos los que se harán cargo de todo, dejándote fuera de casi todas las decisiones.

Si autopublicas serás quien controle por completo tu trabajo. Serás el que le ponga precio, decidirás dónde y cómo se venderá, decidirás cómo será la campaña de publicidad, podrás hacer descuentos a tus suscriptores… En fin, tendrás todo el poder sobre tu obra, lo que conlleva que todo el beneficio revertirá también en ti.

El escritor híbrido se beneficia de la notoriedad en librerías que una editorial le ofrece. Al publicar con una editorial, llegas a un sector “menos online” que no te conoce y que puedes aprovechar también al autopublicar.

Puede que decidas empezar como autor independiente, quieres controlar todo tu trabajo y que los ingresos sean todos tuyos. Lanzas tu libro y logras alcanzar unos buenos números, esto te hace aparecer en los radares de las editoriales y, si lo has hecho bien, puede que consigas oportunidades en algunas editoriales que, de otra forma, no se hubieran interesado en tu trabajo.

Otra de las ventajas —aunque puede que a ti no te lo parezca— es que, siendo autor independiente, tienes que aprender a manejarte en todos los pasos de la edición y la publicación. Ser autor independiente, te ayuda a conocer el trabajo que hay detrás de una editorial; conocerás el trabajo del corrector, del editor, del maquetador… te harás una buena idea del proceso y sus pasos.

Los tiempos del escritor híbrido

Es importante entender que la relación entre los escritores autopublicados y las editoriales tradicionales no tiene que ser excluyente. De hecho, creo que deberías verlo como vasos comunicantes; lo que hagas por tu cuenta puede darte la experiencia necesaria —y los lectores—, para que una gran editorial se fije en ti. Y viceversa.

Hoy en día no existe un solo camino para ser escritor, no hay una sola vía de publicación. Tienes muchas opciones y no deberías cerrarte puertas.

Un escritor tiene que saber combinar las dos formas de publicación, para crear un flujo de trabajo constante, apoyándose en los posibles contactos que abra con su editorial —o al revés—, si quieres ser un escritor emprendedor, deberás aprender a trabajar con las dos formas de publicación.

Ya está disponible en la plataforma de MOLPE el curso de Cómo presentar tu novela a las editoriales para que te hagan caso que ha preparado Mónica Rodríguez Artero, para tomar al asalto sus torres de marfil. Y también tienes en ella el curso de autopublicación. Así que no puedes decir que no tienes las armas a mano.

 

 

Escritor de terror. Copywriter.

Jaume Vincent

Pin It on Pinterest