La verdad es que el título suena un poco mal. Como si yo fuera una Cruela de Vil en versión escritora y los pobres lectores fueran dálmatas a los que quiero despellejar. Y, aunque a veces, sobre todo cuando mis hijos me sacan de quicio, me pongo en plan Cruela, la realidad no es así. La relación entre escritor y lector es una simbiosis y los dos salimos ganando con el intercambio.

Todo escritor necesita una audiencia. Si no tienes lectores, ¿a quién le importa lo que escribas, por muy bien que lo hagas? Y puede que no seas un real académico de la lengua pero que, gracias a una audiencia fiel, vendas miles de libros y eso te permita vivir de la literatura.

Cuando piensas en los objetivos de tu blog y de tus redes, esto es algo que tienes que tener claro. Los lectores hay que ganárselos. Y ganárselos cuesta. Y aquí es donde vais a empezar a pagar, con sudor (Vale, se me ha ido la pinza. Rebobinemos).

Hay escritores que aún viven en los mundos de Yupi y piensan que las editoriales les harán el trabajo de marketing, de promoción y de creación de audiencia. Cada vez que oigo a alguien decir que no tiene tiempo para un blog porque lo que él tiene que hacer es escribir, me dan ganas de soltarle una bofetada. ¡Despierta! –querría gritarle– ¡Ponte las pilas!


Francisco de Paula (Blue Jeans) vive de sus libros. Dedica diariamente dos horas a contestar todos sus mensajes en redes sociales. ¿Por qué? Podría dejar que otro las manejara, pero nadie mejor que él conoce a su audiencia. Y ellos se lo agradecen comprándole cada libro que saca. Y recomendándolos en sus redes. El esfuerzo de trabajar con tu audiencia merece la pena. Porque –a pesar de lo que creas– el trabajo de un escritor en el mundo actual no es solo escribir. Tienes que saber de muchas otras cosas.

Sí, bueno, te libras de aprender a tocar la trompeta. Pero tiempo al tiempo.
Me he reído esta semana con este post de Mimmi Kass (que me llegó vía Gabriella Campbell), porque me he sentido totalmente identificada. Cuando empecé con las editoriales, no tenía ni idea de cómo trabajaba un escritor profesional y creo que nos hicimos mutuamente la vida imposible. Autopublicarme me hizo ver el trabajo que lleva detrás cada libro. Cotizar a Hacienda por mis escritos me cambió por completo. Me empecé a tomar en serio lo de ser escritora, comencé a planificar mi trabajo, a actuar de forma profesional, a formarme. Pero, sobre todo, empecé a construir mi audiencia: a ganar lectores para mi blog y, por ende, para mis libros.

¿Cómo consigues lectores?

 

Construir una audiencia no es cuestión de suerte. Es cuestión de tres «P»: Paciencia, Perseverancia y Pasión. Me encantaría decir que esta frase es mía, pero no es así. Se la robé a Oscar Feito de uno de sus podcasts, pero resume perfectamente lo que quiero deciros.

En otras palabras, lo contrario de esto

Los lectores no llegan de golpe, llegan poco a poco. Haciendo las cosas correctamente, en un año, puedes poner tu blog de escritor en las mil visitas/día como mínimo. Pero para eso, hay que cambiar el chip en muchos aspectos.

  • El primero es el de que lo de ser un escritor híbrido a lo mejor no es una locura.
  • El segundo es ver a los demás escritores, incluso a los de tu campo, como compañeros, no como competencia. ¿Alguien está teniendo éxito? En lugar de desvalorizar su trabajo, que es la reacción habitual, ¿por qué no te fijas en qué es lo que hace para conseguirlo?
  • El tercer punto es el punto de inflexión. Sin planificación, no hay beneficios. Organízate. Sé disciplinado. Escribe todos los días.
  • Escribe sin pensar en qué dirán los demás. Escribe como tú eres, para divertirte. Y añade valor a lo que escribes en tu blog. No son tus lectores los que deben interesarse en ti, sino tú en ellos, aunque parezca algo sin sentido. Piensa:
    • ¿Qué problemas he tenido yo cuando empezaba?
    • ¿Cómo he conseguido resolverlos?
    • ¿Qué puedo compartir de todo esto que sirva a los demás?
  • Comparte lo que sabes, lo que has aprendido por el camino y lo que estás aprendiendo. Y la gente responderá.

Y dos cosas imprescindibles:

  • Escribe en blogs de otros.
  • Ten una lista de correo para hacer email marketing
¿Cómo? ¿No sabes que es eso del email marketing? Pues no te pierdas el mini-ebook gratuito para suscriptores que tienes en la Biblioteca de suscriptores, donde trataremos el tema al revés y al derecho. (Para eso, claro, tendrás que suscribirte, pero creo que merece la pena: no doy la lata más que una vez por semana y siempre tendrás material extra).