concursos facebook

Facebook, esa página para encontrar amiguetes que ha convertido a un chaval de mi edad en unos los hombres más ricos del mundo… Sí… Eso que habéis notado es envidia y no os creáis que es envidia de esa sana que te motiva a mejorar… qué va, es envidia cochina, verde y arrugada.

Bueno, perdón. Ya me repongo.

¿A qué venía yo aquí? Ah, sí: los concursos de Facebook. Los concursos son una de las mejores formas de hacer crecer tu comunidad de seguidores en Facebook. Es verdad que es una de las opciones más socorridas, aunque no a todos nos funciona igual de bien.

¿Qué tengo que hacer entonces? Bueno, voy a intentar aclararte todas las dudas posibles para que decidas por ti mismo si te es viable o no y, en caso de serlo, trataré de ofrecerte toda la información que necesitas para montar y gestionar tu concurso de Facebook.

Concursos: realidad o mentira.

Está claro que los concursos y los sorteos por Facebook son una de las formas más rápidas de ganar seguidores. El gran problema es saber si esos seguidores que conseguiremos son de calidad o no.

Como ya dije en este mismo blog, no necesitas tener un millón de amigos. Las buenas bandas, como los Peacky Blinders o los Warriors, eran pocos, pero buenos. Tienes que estar seguro de que esos seguidores se quedarán una vez terminado el concurso y que participarán en tu página.

No hace falta que te diga lo complicado y picajoso que es Facebook. Si tus seguidores no interactúan con tu fanpage, perderás visibilidad poco a poco.

Señoras y señores, una vez más: el lector ideal.

Si organizas un concurso de Facebook sin más, seguramente conseguirás un buen chute de seguidores en las primeras semanas. Pero, una vez haya pasado todo, verás que todos estos seguidores, van cayendo poco a poco o, se quedarán, pero no harán nada. Y un seguidor que no comenta, que no da like, que no comparte… es un lastre.

Antes de crear nada, piensa en tu objetivo. ¿Qué quieres? ¿Quieres más lectores para tu próxima novela? ¿Quieres más seguidores interesados en tu blog? ¿Quieres posibles clientes? Tienes que tener muy claro cuál es tu objetivo, piensa con cuidado qué quieres y haz algo que atraiga a ese tipo de gente.

Lo normal es regalar algo. Está muy bien, a todos nos gusta lo gratis, pero hay que ir un poco más allá. ¿Quieres futuros clientes? ¿Qué tal si regalas alguno de tus viejos manuales o el de alguno de tus amigotes blogueros? ¿Quieres más lectores para tu nueva novela? Pues puedes sortear un pack de novelas de tu género —y también de amigotes tuyos, que así les echas una mano—.

Trata siempre de ir más allá. Recuerda lo que te digo siempre: valor añadido. No te limites a crear un concurso en Facebook o un simple sorteo, crea una experiencia para tu seguidor. No te limites a regalar un producto, busca algo divertido que guste a tus seguidores.

Tienes que dejar un buen recuerdo en el participante. Sea lo que sea tiene que alegrarse de haber participado. Si a la mañana siguiente de haberse apuntado, ni se acuerda, es que algo estás haciendo mal.

Los primeros pasos: planificar el concurso en Facebook.

Vuelvo a lo de antes: ¿Qué quieres conseguir con tu concurso en Facebook? ¿Quieres engordar tu cuenta de seguidores como hacen todos? ¿Quieres lograr seguidores comprometidos? ¿Tu comunidad es nueva? ¿Tienes ya una base de fans?

Cuando tengas claro tu objetivo, vas a tener que decidir el premio. Esto, no voy a repetirlo, depende también de lo que pretendas. Busca algo divertido, que deje un buen recuerdo, no te limites a regalar; crea una experiencia.

Una vez claros los objetivos y el premio, decide cómo vas a montar el concurso. Hay muchas páginas que te ayudarán a crear y gestionar tus concursos. Estas páginas se conectan con tu página de Facebook y crean una página especial para tu concurso. Esto te ayudará a mantener limpia de actualizaciones la fanpage.

Si prefieres controlarlo tú todo puedes usar tu propia página y crear el concurso por tu cuenta.

Con la ley hemos topado

La legislación española hace algunas diferenciaciones entre sorteo y concurso que deberás tener en cuenta a la hora de crear el tuyo.

En primer lugar, en los concursos está permitido que escojas el ganador «a dedo». Sin embargo, si lo que organizas es un sorteo, deberás disponer de unas bases muy bien explicadas y tendrás que facilitar una lista de los participantes a todo el que te lo solicite.

Si tu premio es en metálico —algo que no creo que suceda— y es superior a los 401 €, deberás avisar a los participantes de que Hacienda se llevará su parte.

La ley de Facebook.

Facebook tienen sus propias normas y, como ya debes saber, es muy picajoso con sus condiciones de seguridad. Continuamente está cambiando y dándole vueltas a sus políticas de privacidad.

El mejor consejo que te puedo dar es que te leas las condiciones y políticas de privacidad de Facebook antes de liarte con los concursos, asegúrate de no meter la gamba.

Lo que sí.

La última actualización a estas condiciones es de marzo de 2017 y, por suerte, Facebook se ha relajado un poquito. En primer lugar, ahora puedes organizar concursos por tu cuenta, sin tener que pasar por las aplicaciones. Además, también puedes:

  • Pedir a los participantes un «Me gusta» y comentarios en tu fanpage.
  • Pedir a tus participantes que publiquen en tu fanpage.
  • Pedir que envíen un mensaje privado a tu fanpage.
  • Usar el «Me gusta» como mecanismo de votación.

Hay que tener en cuenta que Facebook exige que, expongamos una exoneración total de responsabilidad de Facebook en vuestro concurso, reconociendo que la promoción no está avalada, patrocinada, ni administrada por Facebook.

Lo que no.

Aunque la normativa de Facebook se ha relajado bastante, hay cosas que no podemos hacer bajo ninguna circunstancia.

  • No se pueden usar las biografías de los demás. Esto impide que se usen frases como: «Compártelo en tu biografía para participar» o «etiqueta a tus amigos para participar».
  • No podemos pedir a los usuarios que compartan una publicación de la página.
  • Por supuesto, no puedes incumplir las leyes de tu país.
  • No podrán etiquetarse en tus fotos, ni etiquetarte en fotos en las que no aparezcas.

Aunque sí es posible pedir que se etiqueten ellos mismos en la publicación.

A la hora de recoger los datos tienes que informar de que eres tú el que recopila los datos y no, Facebook. Deberás tener su consentimiento para recopilar esos datos y explicar para qué vas a usarlos.

Tú eres la ley.

Además de la legislación de tu país y la del Territorio Facebook, tienes que imponer tu propia ley. Un concurso debe tener unas bases y tienes que asegurarte de que todos los participantes las entienden y las cumplen.

Las bases deberán estar por escrito en tu fanpage y tendrán que ser muy claras. No las escondas, ponlas en un lugar bien visible —puedes fijarlas en la parte superior de tu página hasta que acabe el concurso—.

¿Cómo deben ser unas bases?

  • Deben contener la mecánica del concurso.
  • Fecha de inicio y final.
  • Posibles restricciones por edad, país, etc…
  • Cómo se contactará con el ganador.
  • Explicaciones claras y transparentes del premio y la forma en que se consigue.
  • Método de validación de los participantes.

La visibilidad del concurso.

Otro punto importante, una vez planificado y organizado el concurso en Facebook, es darle visibilidad. Para que te hagas una idea, aquí tendrás que usar las mismas reglas que en cualquier red social.

No comentas el error de principiante de compartir una y otra vez el mensaje en el muro de tu fanpage. No caigas en el spam. Si te dedicas a compartir el mismo mensaje día tras día, conseguirás ahuyentar a muchos seguidores.

Es mejor, como te he dicho por arriba, dejar como publicación destacada el post con las bases del concurso. De esta forma, el que quiera verlo solo tiene que entrar en la página. Es sencillo y no incomodas a los seguidores de tu fanpage.

Si tienes algo de presupuesto puedes mover el concurso en Facebook Ads o en las «Historias Patrocinadas». Aunque yo me voy a centrar en métodos gratuitos.

Usa las herramientas de visibilidad del escritor. Apuesta por una ruleta de blogs amigos, escribe un buen artículo para ellos y, al final del mismo, muestra tu concurso a sus lectores; si has creado un buen artículo, con contenido interesante, tendrás una buena conversión.

Tu lista de correo sigue siendo una buena opción. Puede que no todos tus suscriptores sigan tu página en Facebook, es más fácil de lo que crees que muchos de tus suscriptores ni siquiera sepan que existes en las redes sociales. Envía un correo a tus suscriptores y háblales de tu concurso en Facebook.

Twitter es otra buena herramienta de visibilidad para el concurso y, de paso, para conseguir un poco de polinización cruzada. De la misma forma que en el correo, puede que muchos de tus Followers, no te sigan en Facebook. Date un garbeo por la red del pajarito y muestra tu concurso.

Si estás en Twitter y eres escritor, seguro que tienes amiguetes escritores en Twitter. Pídeles que lo compartan. No esperes a que lo hagan sin más. Por muy buenos que sean, por muy amigos tuyos que sean, puede que ni se hayan enterado. Pídeles que compartan tu concurso. Si hace falta, úntalos, regálales algo a ellos también.

Al fin y al cabo, esto son negocios…

Claro y cristalino.

Otro de los puntos importantes es la comunicación con los participantes. Aunque el concurso se haya terminado, debes tener en cuenta que algunos participantes tendrán dudas. Trata de contestar a cualquier pregunta que les surja —en este punto igual necesitarás algo de paciencia—.

Avisa a la comunidad a cada paso: cuando se cierre la participación, cuando se escoja al ganador, cuando se contacte con el ganador, cuando se le haga llegar el premio. No escatimes en este punto: tienes que ser lo más transparente posible.

Estos puntos que te estoy comentando son muy importantes —o deberían serlo— pues funcionan muy bien para dinamizar tu comunidad. De esta forma estás creando un diálogo con ellos y les demuestras que todo este tinglado sirve para algo más que para captar unos cuantos seguidores.

¿Y ahora qué?

Bueno, ya has organizado tu concurso. Ha sido un éxito —o no, prepárate una participación baja, que todo puede ser— y ya tienes tu ganador. ¿Qué piensas hacer ahora? Relajarte y tomarte unas cervecitas… Pues podrías, claro, pero antes deberías ver qué tal te ha ido todo, ¿no?

Como siempre, la última parte de tu proceso debería ser la medición. Es importante contar con los datos de participación y de abandono. Necesitas saber si tu concurso ha funcionado o no.

Mide, siempre mide.

Para saber si ha ido bien o no, tienes que medir:

  • Nº de fans total obtenido.
  • Nº de fans al día.
  • Nº de clicks a enlaces por día y totales obtenidos. (Puedes usar herramientas como Bit.ly para controlar esta métrica)
  • Nº de veces que se ha compartido, likes y comentarios.
  • Análisis de los comentarios negativos.
  • ROI (Return on investment) En Román paladino: tienes que ver lo que te has gastado y la conversión que has conseguido, ¿ha merecido la pena?
  • Número de participantes.

Recuerda que tienes que medir sí o sí. La métrica es la única forma que tienes de saber si ha merecido la pena el concurso o no, si necesitas cambiar algo de cara al próximo o si deberías replantearte completamente el concepto de concurso en Facebook y hacer algo completamente diferente.

En fin, como puedes ver, para crear un concurso en Facebook debes tener ciertas cosas claras. En cuanto sepas qué quieres y qué vas a hacer para conseguirlo, solo tendrás que ponerte manos a la obra y darle un poco de vidilla en las redes. Si la cosa sale bien, puedes repetir y si no, pues a otra cosa mariposa.

 

Escritor de terror. Copywriter.

Jaume Vincent

Pin It on Pinterest