blog de escritor

Si me disculpáis, voy a comenzar este artículo pegándome un tiro en el pie —no literalmente, claro—. La mayoría de los escritores no sacan ningún beneficio de su blog de escritor. Y no es porque el blog no sirva, es que la mayoría no sabe cómo usarlo ni para qué cuernos tiene un blog.

Ya te he dicho en más de una ocasión que el blog de escritor es una de las mejores herramientas que tienes para publicar con editoriales, para encontrar un buen agente e incluso para aumentar tus ventas. En resumen, tu blog de escritor es la herramienta más potente para tu visibilidad online.

El mayor problema es que, para que tu blog de escritor funcione, deberá cumplir ciertas condiciones y esas condiciones, pocas veces se cumplen. Lo que quiero con este artículo, es darte algunas pistas y direcciones, para que tu blog de escritor marche en la dirección adecuada.

¿Qué se necesita para tener un blog de escritor?

Ser bloguero significa tener tu propio blog. Muchas personas confunden bloguear con escribir para Internet; eso son cosas distintas. Ser bloguero significa tener tu espacio, tu propia página que controlas tú y para la que has creado una estrategia de contenidos.

El blogging es un arte en sí mismo

Si piensas que escribir para tu blog es menos importante que tus libros. Si crees que los blogs son «algo por lo que tienes que pasar» o «una cosa para pasar el rato». Entonces, cierra este artículo y dedícate a coleccionar sellos. O a pellizcar cristales. Está claro que la visibilidad online no va contigo.

Puede que Platón no escribiese sus Diálogos en un blog —aunque te aseguro que hoy en día, sí que usaría los blogs, pues son la mejor forma de crear conversación con tus lectores—, sin embargo, escribir en tu blog requiere constancia y aprendizaje, lo mismo que para escribir una novela.

Cada vez que publicas, cada vez que escribes, mejoras. Sin embargo, la mayoría de escritores o no le dedican el tiempo necesario o lo dejan antes de haber practicado lo suficiente como para entenderlo. Además, mucho creen que no necesitan aprender nada, porque ya saben escribir. También hay muchos que piensan que no necesitan que nadie les enseñe nada de escritura. Pero eso es otro cantar.

El blog es un arte y si no lo disfrutas, no te va a servir de nada.

No ficción y ficción.

Hace poco apareció un hilo de discusión en el grupo de Facebook de El Escritor Emprendedor, en el que alguien estaba empeñado en los blogs de relatos, a pesar de que todo el mundo le alertaba de que era mala idea.

En principio me alegra encontrar personas que saben remar a contracorriente y que siguen su pasión pase lo que pase. Sin embargo, yo también creo que un blog de relatos está destinado al fracaso. Y no es porque los relatos vayan a ser malos, simplemente, Internet tiene un idioma diferente al de las estanterías y las librerías.

Por norma general, los blogs de escritor que mejor funcionan son aquellos que tratan temas de no ficción. Es normal, hay mucha gente que quiere ser visible en Internet, hay muchas personas que están buscando un medio de publicar o que, simplemente, quieren aprender a escribir mejor. Estos blogs tienen un flujo de trabajo y una audiencia regular, es más sencillo sustentarlos y encontrar contenido atractivo sobre el que cimentar una audiencia.

Resulta sencillo encontrar buenos temas. Tú también tenías muchas preguntas cuando empezaste, sabes qué necesita un autor en su primera novela, sabes qué quiere leer alguien que pretende autopublicar su primer libro. Y, si estás leyendo esto, es porque tienes preguntas —las mismas que yo tuve y que ahora te estoy contestando—.

Esto, créeme, no tiene precio a la hora de saber hacia dónde vas a dirigir tus pasos.

¿Podrías salir adelante con un blog de ficción? Claro, pero te va a costar mucho más, por lo que deberías empezar por plantearte si estás dispuesto a encarar el fracaso durante el tiempo necesario.

La diferencia entre el talento y el éxito es un montón de trabajo duro.

Esta es una frase de Stephen King que te va al pelo si pretendes tener un blog de escritor. Cuando yo empecé con Excentrya tenía un lector, mi novia. Y fue así durante meses, no es que me extrañe, lo que publicaba no tenía sentido. Era un cajón de sastre: chistes, imágenes, GIFs, relatos… No tenía ninguna consistencia.

Sin embargo, hubo algo que nunca cambio. Mi constancia. En esa época había tomado la decisión de vivir de mis blogs; podía ser Excentrya, podía ser cualquier otro. Al final, fue Excentrya, ¿por qué? Porque me empleé a fondo.

En primer lugar, entendía que, si quería sobresalir, necesitaba saber qué estaba haciendo. Así que me puse a estudiar, busqué cursos, talleres, webinars, vídeos, blogs y libros sobre cómo escribir en un blog, cómo gestionar un blog… De la misma forma que no operas de cataratas sin hacer una carrera de medicina, no deberías empezar un blog sin tener, al menos, una mínima idea de lo que haces.

Consistencia.

La clave de Excentrya, para mí, fue la consistencia. Si no hubiese sido constante, jamás hubiese llegado hasta aquí. Yo empecé a entender la consistencia desde dos puntos muy diferentes:

  • Periodicidad: Al principio publicaba cada día. Luego cada dos días. Al final, a medida que mis artículos se iban volviendo más complejos y completos, me decidí por publicar dos veces a la semana. Hoy en día, con artículos de 3000 palabras, me basta con una vez a la semana.

Lo ideal hubiese sido que, desde el minuto uno, hubiese escogido el día de publicación y que me hubiese ceñido a un calendario estructurado.

Si quieres tener un blog de escritor en condiciones, escoge un día y una hora y cíñete a ellos. No cambies —a menos que sea necesario—, y si cambias avisa a tus lectores del cambio.

Si estás empezando y lo que quieres es crear una audiencia, es mejor publicar varias veces a la semana, de esta forma llegarás a más ojos. Si ya tienes un blog estable, con una audiencia fiel, te basta con hacerlo una vez a la semana.

  • Temática: Otro de mis errores de principiante fue no centrarme en un tema concreto. Estuve dando tumbos durante años, hasta que encontré mi pasión.

Piensa en cómo quieres que sean los títulos de tus artículos. Escoge un tema que te apasiones y sé constante. Escoge con paciencia, piensa bien lo que te gusta, no te metas en un nicho que no te interesa, porque si luego te aburres, lo vas a lamentar. Es imposible ser constante escribiendo algo que no te apasiona. Créeme, yo he estado ahí.

A mí me cuesta horrores centrarme en un solo tema. Gabriella Campbell escribió un buen artículo sobre cómo puedes tocar varios temas. Mi consejo es que escojas algo que te apasiona de verdad, que no te lances a la aventura porque todos estén haciendo lo mismo. Si te aburres, aburrirás a los lectores y estos huirán espantados.

A veces, lo mejor que puedes hacer si no tienes claro qué quieres hacer, es hablar con otros escritores. Puede que, en lugar de un blog personal, te funcione mejor un blog colaborativo, en el que autores de un mismo tipo o género, escribáis desde un punto personal. De esta forma, la carga se reparte y tú te puedes centrar en lo que te gusta. Aunque la marca personal también se diluye.

La paciencia del que espera

Un blog de escritor no aparece de la noche a la mañana. Y parece mentira que lo diga, porque últimamente aparecen como champiñones. El problema es que, construir una audiencia es un trabajo lento y tedioso.

En primer lugar, olvídate de Kevin Costner y su campo de sueños. Build it and they come, es una frase muerta. Si quieres que vengan tendrás que salir a buscarlos tú mismo.

Muchas personas verán tus artículos en redes durante meses —o años— antes de decidirse a pinchar en uno y leerte. Yo me he encontrado comentarios de personas que me siguen en redes sociales y que me dicen: «hace mucho que te sigo y hasta ahora no te había leído». Se necesita un poco de tiempo para tender puentes y crear confianza. Paciencia.

Piensa que hay un montón de ruido a tu alrededor. Entras en Twitter y tu TL se actualiza a la velocidad de la luz, es imposible ver todo lo que se publica. Pero, si eres constante, la gente verá que publicas cada cierto tiempo, siempre sobre el mismo tema y un día, entrarán a leer tu blog.

Muchos de nosotros pensamos: «Todo el mundo sabe que llevo un blog, porque comparto mi contenido en las redes». Pero eso no es así, muchos ni siquiera han visto lo que compartes.

La constancia en el mundo de los blogs tiene un efecto de bola de nieve. Cuánto más tiempo lleves blogueando, más confianza crearás con tus lectores, que compartirán más tu contenido, que llegará a más lectores.

Además, ten en cuenta que no somos anglosajones. Menos del 5% de tus lectores te mostrarán públicamente que te leen; unos pocos comparten y muy muy pocos comentan. Eso no significa que no te lean.

¿Sobre qué debería escribir en mi blog de escritor?

Si tienes la cabeza hecha un lío y no eres capaz de encontrar una respuesta adecuada a esta pregunta, quizá deberías pensar en por qué quieres escribir un blog. El blog es una herramienta poderosa de visibilidad, pero si te no motiva, si no te apasionas con tus artículos, va a terminar siendo una carga y una pesadilla.

Mira, los mejores blogueros son aquellos que se crearon un blog sin que nadie se lo aconsejara. Porque lo hacen por pasión. Sí, puede que te acabe gustando, pero cuando haces algo «por cojones», sueles quemarte. Nadie tendría que llegar a su blog como un niño el primer día de clase.

Tienes que responder a la temática. Tienes que saber sobre qué vas a escribir y, más importante, cómo vas a hacerlo. Entiende que es un proceso, a mí me ha costado más de dos años, encontrar mi voz y mi estilo. Así que, paciencia.

Los mejores blogs tienen personalidad y están muy enfocados a temas muy claros. Esto hace que resulte muy fácil identificarlos y a sus lectores les encanta, porque entienden que detrás de esas letras y enlaces, hay una persona.

No te conviertas en el bloguero de la burbuja.

Una de las cosas que deberías hacer antes de comenzar con tu blog de escritor es identificar a los demás blogueros. Investiga, descubre quién está haciendo lo mismo que tú, quiénes son los blogueros más relevantes de tu nicho.

Empieza a seguirlos en redes, lee sus blogs, comenta (para que te vayan conociendo) y comparte su contenido —recuerda que tienes que mencionarlos SIEMPRE—. Cuando te vayan conociendo, pregunta si les apetece escribir en tu blog o si te dejan escribir en el suyo.

El guestposting es genial para empezar a darte visibilidad.

Si eres cerril y ves a los demás blogueros como tu competencia, chapa tu blog ya y dedícate a otra cosa. Tienes que entender que somos una comunidad, que todos trabajamos en una misma dirección, aprovecha esa corriente ya creada y apoya el trabajo de los demás —tal y como pretendes que se apoye el tuyo—.

No te aísles de la comunidad, no seas grosero con los demás, comparte y comenta el trabajo de los demás y te aseguro que ellos acabarán por comentar y compartir el tuyo.

Antes de que lances tu blog de escritor.

A continuación, te voy a dejar una lista de cosas que deberías tener en cuenta antes de lanzar tu blog de escritor.

  • Título y descripción: El título de tu blog debe ser descriptivo de lo que haces —contener tus keywords— o debe ser atractivo. En la descripción debes dejar clara la temática del blog.
  • Usabilidad: en nuestro caso, la usabilidad es la facilidad con la que se lee nuestro contenido. Olvídate de letras de colorines, tipografía enrevesada o diminuta, punteros con mariposas y música de fondo. Usa un tipo de letra grande, en negro y sobre fondo blanco. Lo sencillo siempre es mejor.
  • Sobre ti: Si tu blog es interesante o si ya has publicado algún libro y tienes lectores, estos van a querer saber cosas sobre ti. No escondas tu biografía. A los lectores les gusta conocer a la persona que están leyendo. Crea una página con tu biografía y un formulario de contacto.
  • Comentarios: Los comentarios son una parte muy importante de tu página. Tienes que facilitar a la gente que deje sus comentarios, intenta que no tengan que rellenar largos formularios. Decide qué política de comentarios vas a usar. Lo ideal es que apruebes manualmente cada comentario, es la mejor forma de evitar insultos y trolls. No tengas miedo, tú mandas en tu blog, no es una democracia. Usa plugins como Akismet para filtrar el spam en los comentarios.

Bueno, como puedes ver, para crear y sostener un blog de escritor se necesita pasión y, sobre todo, paciencia.

Si tienes suerte, te pasará lo mismo que a mí y lo que, al principio era una forma de darte a conocer, se acabará convirtiendo en una pasión. A mí me encantan los blogs, me apasiona escribir en mi blog —y en cualquier blog al que me invitan—, adoro hablar sobre blogs y copywriting. Con el tiempo, el mundo de los blogs se ha convertido en mi verdadera pasión.

Pero no te olvides, no todo es vino y rosas. Detrás de cualquier blog de escritor, hay mucha planificación. En este artículo he cubierto lo que necesitas saber para ponerte en marcha, pero nunca deberías olvidar que, detrás de cada artículo como este que lees ahora, existe mucho trabajo en la sombra. Horas de investigación, planificación, búsqueda de imágenes y de enlaces.

El blog de escritor necesita sacrificio y dedicación. Sin embargo, como sucede con las plantas, si cuidas la semilla, la riegas y le das el sol que necesita, pronto florecerá y te dará buenos frutos.

¿Qué problemas tienes en tu blog de escritor? 

 

 

 

Escritor de terror. Copywriter.

Jaume Vincent

Pin It on Pinterest