Pasos para escribir un libro y publicarlo con una editorial

 

Si estás leyendo este artículo es porque compartes un sueño con muchas personas: escribir un libro y publicarlo con una editorial.

Desde siempre, los escritores han dependido de ellas para ver sus obras publicadas, son ellas las que se han encargado siempre del trabajo de maquetar, corregir y promocionar tu obra y también han sido las responsables de que tu libro esté disponible en la mayor cantidad de librerías y grandes superficies posibles.

Aunque hoy en día tenemos a nuestro alcance otras opciones como la autopublicación, la mayoría de autores noveles siguen pensando en las editoriales como opción preferente.

El problema es que muchos autores no comprenden lo difícil que es ser aceptado en el catálogo de una editorial. Pero es importante que entiendas que, aunque es difícil, se puede conseguir.

¿Por qué es importante entender eso?

Porque muchos escritores, hartos de los rechazos caen en brazos de personas con pocos escrúpulos y editoriales falsas que se lucran a costa del escritor.

Como regla general, te aconsejo que desconfíes de todas las editoriales que contacten contigo sin que les hayas enviado tu manuscrito. Del mismo modo, desconfía de editores que alaban tu obra y te dedican los más altos honores. Como última norma, y más importante, corre como el viento cuando te pidan dinero por publicarte.

Antes de avanzar, quiero hacer un inciso a esta última norma.

Algunas editoriales se presentan a sí mismas como coedición o autoedición. Basan su negocio en ofrecer servicios de edición al autor. Son un negocio legítimo, te puede gustar más o menos, pero dejan las cosas claras de entrada. De hecho, son una opción como cualquier otra para sacar adelante tu libro.

Pasos para escribir tu libro y publicarlo con editorial

Antes que correr hay caminar, ¿verdad?

Pues eso.

Antes de publicar, tenemos que escribir nuestro libro.

Poco te puedo contar sobre cómo escribir un libro, porque hay cientos de miles de artículos en Internet que te explican cómo hacerlo. Sin embargo, vamos a ver algunos pasos que puedes dar para hacerlo.

Recuerda que para entrar a una editorial, debes escribir la mejor novela posible.

1. Un buen tema, un buen argumento

Lo primero es lo primero. ¿Tienes una buena historia? Seguro que sí.

Al fin y al cabo, excepto que tu idea sea un desastre total que se haya escrito ya cientos de veces, cualquier idea será buena. Lo importante es que le des tu estilo y que lo cuentes siempre desde tu punto de vista. Hay cientos de historias sobre vampiros, pero cada una con un enfoque diferente, eso es lo que tienes que hacer.

Si estás pensando en qué tipo de historias serían un desastre, el mejor ejemplo que se me ocurre es: una sobre un amor entre un vampiro y una adolescente (o anciana, para el caso).

¿Por qué?

Porque en este caso Crepúsculo rompió el mercado y cualquier cosa que puedas escribir sobre este tema será una mera sombra o peor, una simple copia.

¿Cómo puedo encontrar un buen argumento?

¡Ah, amigo! Aquí has hecho una buena pregunta. Si hablamos de enviar tu manuscrito a una editorial, la temática puede jugar un papel esencial. Las editoriales no son ONGs, son empresas y quieren hacer dinero.

Analiza el mercado. Analiza lo más leído en Amazon. Mira las listas de los más vendidos del NYT. ¿Te encajan esas temáticas? ¿Es tu género?

Aunque sea feo decirlo, ciertos géneros «entran» mejor y se venden mucho más. Actualmente la novela negra y, desde siempre, la erótica. Ambos géneros tienen las puertas abiertas en muchísimas editoriales. Sin embargo, cada cierto tiempo aparece un fenómeno que arrastra durante un tiempo el mercado. Hace unos años las estanterías se llenaron de copias de The Walking Dead de todas las formas y colores.

Muchas veces, los escritores no prestan atención a la temática. Es normal, tienes una gran idea y te pones a escribir, de eso se trata ser escritor. Pero las editoriales no son escritores, son negocios y los negocios buscan hacer dinero.

Por supuesto, esto no significa que debas escribir lo que se vende. Al contrario, si tienes una idea revolucionaria capaz de romper el mercado, por favor, siéntate y escribe a la de ya.

2. Escribe

Sentarse y escribir. No hay mucho más. Escribe cada día o cuando estés inspirado, pero si quieres escribir un libro y publicarlo, tienes que sentarte y ponerte manos a la obra.

No quiero profundizar mucho más en este apartado, ya te lo he dicho antes, hay millones de artículos en Internet sobre cómo escribir un libro. En esta plataforma tienes master class de escritores con muchas tablas (Elia Barceló, Félix J. Palma, José Antonio Cotrina, David Lozano, etc, etc)  para hacerlo. Ya no tienes excusas, simplemente, siéntate y hazlo.

Es importante que tengas claro que las editoriales quieren libros enteros. De la misma forma que nunca comprarías una casa sobre plano, las editoriales no comprarán un producto sin terminar. Buscar una editorial para enviar los primeros capítulos, es como empezar la casa por el tejado. No te agobies innecesariamente, escribe sin prisas y sin tiempos, date espacio para disfrutar de la escritura.

3. Revisa

No caigas en el error de enviar un libro sin revisar a una editorial. Ninguna editorial del mundo publicará un libro lleno de faltas y errores, y si lo hace no deberías querer trabajar con ellos. Para publicar tu libro con una editorial debes entregar el manuscrito lo más limpio posible.

Lo más habitual es dejar descansar el manuscrito al menos un mes antes de empezar con la revisión. Haz varias revisiones: una para ortografía, otra para errores gramaticales, otra para estilo… Pero tampoco te pases mucho, no te estanques en esta parte, ya que debes avanzar y terminar.

En este punto, puede que prefieras contratar los servicios de un corrector. Hacerlo no te asegura que tu libro vaya a ser aceptado en la editorial, pero sí que mejorará las posibilidades, pues el resultado final será el mejor posible.

4. Deja que lo lean

Una vez hayas corregido y revisado tu manuscrito busca algunos lectores cero. En este blog encontrarás artículos sobre cómo escoger buenos lectores beta. Es importante que cuentes con varios lectores cero de confianza con los que trabajar.

Los lectores cero deben ser personas que conozcan el género de tu libro. También debes tener cierta confianza con ellos, tienen que ser personas dispuestas a decirte la verdad (sobre todo, tienen que ser personas que te digan las cosas claras y que no tengan miedo de hacerte «daño»). Los lectores beta tienen que ser lectores con criterio.

De nuevo existe la opción de contratar a un profesional. Encontrarás muchos lectores editoriales, gente que leerá tu manuscrito con ojo crítico. Estas personas analizarán tu obra, buscando errores, tropos, clichés y todas esas cosas que nuestro ojo de escritor no es capaz de ver. Los lectores editoriales pueden hacerle mucho bien a una novela, llegando incluso a cambiarla por completo.

Llegados a este punto, puedes pensar que escribir un libro y publicarlo, te saldrá por un riñón. No es así. Piensa que estás invirtiendo en ti, en tu producto y en tu futuro. Ese manuscrito será tu carta de presentación, por lo que más te vale caer bien.

5. Agentes

Los agentes son intermediarios entre el escritor y las editoriales. A no ser que tengas contactos dentro de las editoriales, es muy complicado que tu manuscrito pase las primeras cribas. Las agencias y los agentes se encargan de leer el material que les llega, valorar su calidad y enviarlo a la editorial que más posibilidades tiene de aceptarlo.

Lo bueno de trabajar con un agente es que te ahorras muchos problemas de logística. Los agentes saben muy bien qué busca cada editorial y no suelen fallar el tiro. Si llegas a las puertas de una editorial de mano de un agente, los editores te verán con otros ojos, pues sabrán que tu obra pasó el corte de calidad de la agencia.

Entrar una agencia grande es muy complicado. Puedes hacerlo si tiene un buen currículo o si entras por recomendación. Lo mejor, si quieres optar por esta vía, es que busques una agencia más modesta. Al trabajar con un agente, firmarás un contrato por el que cederás entre un 15 y un 20% de las ganancias si tu novela se publica. Habitualmente, no te cobrarán por estar en su lista de autores.

6. Un lugar para cada cosa

De la misma forma que en Mediamarkt no se vende repostería vegana, no puedes ir a cualquier editorial con tu obra. Las editoriales no publican cosas al tuntún, la mayoría de ellas tienen una imagen de marca y un género o estilo de libros que suelen publicar.

Las grandes editoriales de nuestro país (Planeta o Random) disponen de sus propios sellos especializados. Es decir, que si escribes terror no deberías ir a Planeta, sino a Minotauro. Eso no significa que no existan excepciones. Por ejemplo, Planeta publicará la novela de Stephen Chbosky, Amigo Imaginario, que es una novela de terror y lo hará con su propio sello. Aunque esto es una excepción y se debe a la repercusión del nombre del autor.

Del mismo modo, hay editoriales que buscan pescar entre el famoseo televisivo y otras que cuidan su catalogo para que no haya «literatura comercial». Aunque esto también está cambiando.

Antes de enviar tu libro a las editoriales, debes hacer una lista de todas ellas. Coge una hoja de Excel y anota entre otras cosas:

  • Nombre de la editorial.
  • Género que publican.
  • ¿Aceptan manuscritos?
  • Nombre del editor (si está presente)
  • Forma de recepción de manuscritos.

Soy muy pesado, pero hazme caso, por favor. No envíes por enviar. Fíjate muy bien. Si no estás seguro, revisa su catálogo y si aún así tienes dudas, ponte en contacto con la propia editorial y pregúntales.

Esta fase requiere tiempo e investigación. Si quieres entrar en el mercado editorial, lo menos que puedes hacer es conocerlo.

7. Enviar tu manuscrito

Ahora viene la parte que todos estábamos esperando. Enviar el manuscrito. Pero como todo, escribir un libro y publicarlo, tiene sus reglas. ¿Recuerdas el último punto del Excel de las editoriales? Ese es importante.

¿Cómo envías tu manuscrito a la editorial? Pues dependerá de lo que ponga en ese punto. Cada editorial tiene unos medios. Algunas quieren recibir el manuscrito completo en PDF, otras lo quieren completo en cualquier formato tipo DOC. Las hay que prefieren una propuesta editorial completa. Otras quieren una carta de presentación y unos capítulos o páginas de la obra para hacer una valoración.

Sea como sea, es tu deber entrar en la página web de la editorial y leer los requisitos de envío de manuscritos. Además, tienes que fijarte en que acepten manuscritos en ese momento, ya que de otra forma irá directamente a la papelera.

Utiliza siempre un tono neutro al dirigirte a las editoriales. No seas de escayola, pero tampoco te pases de gracioso. Si redactas un correo, siempre que puedas, dirígete al editor por su nombre (eso demuestra que te has tomado tiempo en investigar). Preséntate y cuenta lo que estás buscando en la editorial, pero sin irte por las ramas.

Un email en condiciones

Al redactar el correo debes ser directo. Tienes que convencerlos, pero sin pasarte. A lo editores no les importa que tu sueño de juventud fuera ser escritor, eso vendrá con las contraportadas y las entrevistas. Ahora tienes que engancharlos y venderte.

Los editores reciben cada día cientos de correos. No eres el único que sueña con escribir un libro y publicarlo, si les haces perder el tiempo, te irás a la papelera. Diles por qué has elegido su editorial, qué es lo que te gusta y tus razones para publicar con ellos. Si conoces a alguien que publique o trabaje con ellos, díselo también.

A continuación, explica el motivo de tu correo. Intenta aporta algo, no les digas que quieres publicar con ellos, eso ya lo saben. Diles que estás trabajando en tu novela y que te encantaría publicar con ellos. Por supuesto, deja tus datos de contacto al final del correo.

Una propuesta editorial

Algunas editoriales te pedirán que les envíes una propuesta editorial. Las propuestas te permiten desarrollar la información relevante y con ella puedes complementar una carta de presentación. Las propuestas editoriales, normalmente se componen de:

  • Nombre del autor y título de la obra.
  • Dos o tres páginas con la sinopsis y el argumento resumido en un par de líneas. Tienes que presentar un resumen claro que permite visualizar tu obra.
  • El índice y uno o dos capítulos como toma de contacto (por eso es tan importante que tus primeros capítulos enganchen).
  • Breve currículum literario (si lo tienes). En esta parte puedes hablar de presencia en antologías, premios y apariciones en medios.
  • Puedes ofrecer unos pocos datos de mercado. ¿Se vende mucho tu género? ¿Hay alguna novela con temática parecida que haya sido un éxito de ventas? Demuestra a tus editores que sabes de lo que vas.
  • Ideas para promocionar tu libro. Aquí va muy bien tener un blog de escritor, redes sociales y contactos en el mundo de los blogs literarios.

En la plataforma de MOLPE tienes un curso sobre cómo elaborar una propuesta editorial paso por paso 

Conclusión

Escribir un libro y publicarlo con una editorial puede ser difícil, pero no imposible. Como todo en esta vida, tiene su ciencia. Solo tienes que tener claros los pasos que debes dar y la dirección correcta. Yo ya te he ayudado con eso, ahora te toca a ti ponerte en marcha.

Pin It on Pinterest