Esta es con mucha diferencia una de las preguntas que más me hacen: ¿cómo puedo ganar dinero con mi blog? ¿Cómo puedo conseguir que mi blog de escritor sea rentable? Por lo menos, para pagar los gastos que ocasiona: hosting, dominio, herramientas, informático, etc.

Para mí, es imprescindible que un escritor tenga ingresos de varios tipos, no solo de sus libros, porque puede que tengas un bloqueo del escritor o puede que uno de tus libros no guste y no venda, siempre hay periodos de vacas flacas, como por ejemplo Enero o Agosto en los que apenas se venden libros… ¿De qué vives entonces?

Pues bien, en la guía del primer jueves del mes, os lo respondo.He actualizado un contenido que publiqué hace dos años con nuevas ideas y cosas que he ido probando desde entonces.

Puedes ganar dinero con tu blog con mucho trabajo, con constancia y marcándote unos objetivos. Sí, esos posts o cursos en los que te prometen dinero contante y sonante en un mes te están vendiendo humo. Porque la base para ganar dinero con tu blog es la misma que para vender tus libros:

Construir una audiencia

Así que tal vez “¿Cómo ganar dinero con mi blog de escritor?” no debería ser la primera pregunta en hacerte si vas en serio como escritor. Si quieres generar ingresos con tu blog de escritor, tienes primero que cubrir una demanda. Un género —o subgénero— que no esté ocupado por nadie o al que puedas aportar algo original. Explorar el público de ese sector, cuáles son sus peticiones, qué necesitan. Tienes que darles lo que te piden, no lo que tú quieres.

Luego, llega el arduo camino de generar tráfico hacia tu blog, el camino de la visibilidad online.

Pero si te estás planteando el ser escritor-emprendedor, te conviene saber que existen otros ingresos, aparte de tus libros, que puede darte tu blog.

En este sentido, hay una teoría (de Joan Boluda, uno de mis referentes en marketing digital) que se llama la teoría de los cliductos. Él la explica mucho mejor que yo, pero —en resumen— viene a decir que existen tres vías de ingresos que puedes potenciar para que el equilibro entre lo que es estable y lo que es precario se mantenga contra viento y marea y seas capaz de tener un negocio sólido.

Porque, por mucho que nos cueste hacernos a la idea, en el momento en el que tomas las riendas de tu carrera de escritor, pones en marcha una empresa unipersonal. Te conviertes en escritor-emprendedor.

¿Qué es lo que dice la teoría de los cliductos? Dice que hay:

Cliductos de estructura

 

Son los que tienen como objetivo cubrir los gastos de la estructura.
¿Qué son los gastos de la estructura en un proyecto de escritor?
    • Blog: Dominio y hosting (si tienes WordPress). Si tienes blogger, solo dominio.
    • Buffer: es un gasto para mí ineludible si no quieres morir en las redes sociales.
    • Inversión en tu libro: Corrector + maquetador + ilustrador + impresión (esto último, si quieres hacer venta en librerías).
    • Cuota autónomos y seguridad social
    • Cualquier gasto que sea fijo.

Te hablé de cuanto cuesta todo esto en ese post en el que respondía a lo que me responden los escritores al enfrentarse al marketing: “Pero si yo solo quiero escribir…”

¿Qué cliductos de estructura podemos tener en un blog de escritor?
Depende del punto en el que esté tu audiencia. Piensa que esto tiene que ser un ingreso constante. Así que, al principio, no dejes tu trabajo nutricional hasta que tus libros (u otro tipo de monetización) no cubran ese flujo de entrada. Lo ideal es que los cliductos de estructura no sean menores de 500 euros.
Cuando un blog de escritor tiene una audiencia fiel (cuando el valor “returning visitor” en Google Analytics es cercano al 35% y tu lista de correo pasa de los 300 suscriptores), es el momento de pensar en formas de rentabilizar tus libros. Esto, claro, es mucho más fácil cuando se es autopublicado. Porque, a veces, las editoriales no pagan en metálico, sino en libros sobrantes o, directamente, no te pagan los atrasos. He llegado a oír casos en los que se ha exigido devolver el anticipo por no cubrir las ventas esperadas. Afortunadamente, también las hay que funcionan bien.
Pero, en fin, a lo que vamos:
  • Poner una tienda online es muy sencillo: te conté cómo hacerlo en este post
  • Te recomiendo que aproveches los primeros 90 días de Amazon (del plan KDP) y luego te des de alta en otras plataformas para distribuirlo lo más posible (si es tu primer libro y aún no tienes audiencia formada). Valentina Truneanu te enseña cómo usarlas en este libro sobre plataformas de autoedición.
  • Y la tercera opción es algo que aconsejo siempre en los libros de no ficción: tradúcelo al inglés. Búscate un traductor que lo haga. Puedes ir a medias con él hasta cubrir unos gastos. Los libros de no ficción —los manuales— se venden como churros en el idioma de Shakespeare.
  • Dentro de los cliductos de estructura, están todos los llamados “ingresos pasivos”.
    • Tus libros, eso, por supuesto.
    • Tus cursos. No cursos tutorizados (como el coaching de visibilidad online), sino, por ejemplo, un curso de descarga sobre “cómo escribir una novela de tu género” en el blog. Puedes hacerlo muy fácilmente usando las plataformas de las que hablé en el artículo de la tienda online para tu blog de escritor, si no te animas a montarla con Woocommerce.
    • Artículos ampliados: ésta es una genial idea de Gabriella Campbell. Complementa el post del blog con artículos mucho más completos que son de pago. Aunque Gabriella dice que en su caso no han sido rentables, creo que la cuestión es ponerlos en una tienda online o como incentivo a gente que te patrocine (como hablo en la parte de Patrocinios)
    • Publicidad en la página: no te la recomiendo. Para que Adsense o Coobis u otro tipo de publicidad en blogs sea rentable, tienes que tener al menos 100.000 visitas al día. Y te aseguro que un blog con 100000 visitas al día tiene otras formas más apetecibles de conseguir ingresos. Esto es  aplicable solo en el caso de tener un canal de Youtube.
    • Marketing de afiliación: Recomiendas productos que te hayan gustado y, si el lector los compra a través de tu enlace, tú te llevas una comisión. Es una técnica win-win para las tres partes. Al lector no le sale más caro, tú ganas algo por promocionar un producto que te gusta (es importante que seas sincero con tus lectores o dejarán de confiar en ti) y el vendedor vende más. Uno de los principales portales que acepta afiliados es Amazon. Así que, cuando hagas una reseña de un libro de tu género en tu blog, pon debajo tu enlace de afiliado. No es mucho dinero al mes, pero si tienes una audiencia estable, te da para pagar el dominio y el hosting.
    • Patrocinios: una marca patrocina tu blog, tu vlog o tu podcast. Esto es mucho más frecuente en el mundo del podcasting. En mi podcast del escritor emprendedor (si todavía no lo has oído, no sé qué esperas) propongo a los lectores que sean ellos mis propios mecenas por 50 céntimos al mes. A la gente que ya lo está haciendo (mil millones de gracias) les ofreceré descuentos y regalos de cada producto/libro que vaya sacando porque confían en mí lo suficiente como para patrocinarme. Eso hay que cuidarlo :D. La escritora Rocío Vega tiene un Patreon en su página. La editorial Ronin Literario han sacado así varios proyectos. Y la revista de fantasía Windumanoth ha conseguido patrocinarse de esta forma.
    • Sitios de membresía: como la plataforma de cursos de MOLPE. Tiene mucho trabajo porque tienes que ofrecer contenido atractivo y muy útil, pero son ingresos constantes y te permite tomarte vacaciones :D.

     

    No te olvides de tener en cuenta los requisitos legales para vender infoproductos.

Cliductos de margen

Son ingresos esporádicos, que contribuyen a tu holgura financiera, pero que no puedes dar por supuestos todos los meses. No son ingresos escalables. Es decir, llegado a un tope no aumentan más.
Son todos aquellos servicios que puedes ofrecer en el blog.  Los servicios tienen un problema porque, como ocupan tu tiempo, llega un momento en el que tú ya no das más de ti:
  • Lecturas editoriales
  • Coaching personalizado
  • Reseñas
  • Corrección de textos
  • Maquetación
  • Artículos dentro de tu campo. Copywriting
  • Webinars de pago
Basar tus ingresos en los cliductos de  imagen es un error, porque en los tiempos de vacas flacas son los primeros que desaparecen. Y porque, si necesitas unas vacaciones, no vas a tener ingresos.

Cliductos de imagen

 

Por último, existen unos ingresos que no son rentables, realmente. Ganarías más si invirtieras ese tiempo en alguno de los cliductos de margen, pero que te aportan prestigio e imagen que contribuyen a la fuerza de tu marca personal.
Por ejemplo: una firma de libros fuera de tu ciudad (si tienes que pagar gastos de viaje y alojamiento, tienes que vender más de 100 libros para que te salga rentable), una charla en un instituto o en un  colegio, un curso en una escuela literaria, etc.
O que has estado firmando en la Feria del Libro de Madrid
Pero, vuelvo al principio, hay que empezar la casa por los cimientos y los cimientos se llaman formar una comunidad. En el libro del escritor emprendedor di el año pasado unas pautas de cómo empezar y de cómo conseguir esa audiencia, pero cada vez encuentro más gente cuyo problema no es la audiencia. Gente que tiene audiencias fieles pero que no consigue vivir de la literatura. Así que me he planteado dar este año un segundo paso. Si eres de esa gente, si te interesa saber cómo monetizar tu blog de escritor, en Octubre sacaré libro y curso sobre ese tema.
Si te interesa que te avise, te animo a unirte a la lista de correo de MOLPE.

Pin It on Pinterest