Ser escritor y vivir de escribir es un sueño para muchos. Todos los que amamos la escritura aspiramos a pagar nuestras facturas con nuestras letras. Pero hacerlo es más complicado de lo que parece. Lanzarse sin red a este mundo es peligroso, ya que hay muchos aspectos que se desconocen. En este artículo quiero explicarte qué es ser escritor y darte algunos consejos para vivir de escribir.

¿Se puede vivir de escribir?

En realidad, se puede vivir de cualquier cosa. Incluso podrías dedicarte a vender polvo de hadas y, si lo hicieras bien, podrías vivir de ellos. Entonces, ¿se puede vivir de escribir? Por supuesto que sí. Eso sí, no te esperes que sea fácil.

Un problema que me suelo encontrar entre las personas que pretenden ser escritores, es que suelen pensar que esto será llegar y besar el santo. Si quieres ser escritor olvídate de todo lo que has leído sobre Rowling, King y Meyer. Los bestsellers son casos aislados. Lo más normal es que tus primeros libros pasen desapercibidos.

Para vivir de escribir necesitas trabajar mucho. Tienes que sentarte día a día, escribir y publicar. En la era de Amazon, donde se publican más de 1000 libros al día (tirando por lo bajo), triunfar a la primera es tan difícil como acertar un pleno al quince.

Lo mejor que puedes hacer por tu carrera de escritor es publicar libros de forma consistente. Puedes hacerlo por tu cuenta, publicando en Amazon o gestionando la publicación de tus libros por tu cuenta. Puedes tratar de publicar con editoriales. O puedes hacer las dos cosas y aprovecharte de lo mejor que tienen ambos mundos.

¿Qué necesitas para vivir de escribir?

Bueno, pues algunas de estas cosas no estarían de más:

  • Saber escribir (obvio).
  • Planificar.
  • Dedicar tiempo a diario a tu escritura.
  • Un ordenador.
  • Ser un gran lector (o un lector medio, pero tienes que ser lector).
  • Tener mucha paciencia.
  • Ser tenaz y no rendirte con facilidad.

Cómo ser escritor

Esta es la gran pregunta, ¿verdad? Según Stephen King, solo hay una forma de ser escritor: escribiendo mucho y leyendo mucho. Yo añadiría una más: gestionando muy bien la frustración. Porque sí, ser escritor muchas veces es frustrante.

Y no es frustrante porque las editoriales no te publiquen o porque no te seleccionen en concursos. Lo es porque cansa, es solitario y, casi siempre, parece que te mueves en una especie de limbo en el que pagas por los pecados de tus pasadas vidas siendo invisible.

Para ser escritor necesitas tener ideas (eso lo tenemos todos), saber convertir esas ideas en palabras (eso ya es un poco más difícil) y hacer que esas palabras cobren sentido y sean «potables» (esto ya es mucho menos común).

¿Por qué digo esto?

Hay una idea común y silenciosa que se extiende sobre los que empiezan a escribir y es que «solo necesitas talento para escribir». O peor aún, solo necesitas saber escribir (en una sociedad como la nuestra, todos sabemos hacerlo).

De nuevo voy a regresar a Stephen King. El rey del terror dice en su libro Mientras Escribo (un libro que tienes que leer sí o sí si quieres ser escritor) que el talento es tan común como la sal en la mesa. Para King lo que de verdad diferencia al escritor amateur del profesional son miles de horas de intenso trabajo.

Así que, si no estás dispuesto a trabajar, mejor olvídate y dedícate a otra cosa. Por otro lado, si estás dispuesto a hipotecar tu vida y vender tu alma a la tecla, adelante.

Aquí tienes 8 consejos para ser escritor profesional que espero que te ayuden.

Escribe

De los millones de consejos para ser escritor que te encontrarás, este (y el siguiente) es el único al que deberías hacer caso.

La escritura es como un músculo. A menos que seas un portento de la naturaleza, para desarrollar un músculo tienes que entrenar. Usain Bolt dijo en una entrevista que la diferencia entre él y otra gente es que el pasó cuatro años entrenando para correr nueve segundos, mientras que la mayoría lo dejan a los pocos meses porque no ven resultados.

La escritura tiene curvas de aprendizaje. Todos sabemos escribir al salir del colegio, pero no todos somos escritores. De la misma forma que todos podemos correr, pero no somos Usain Bolt. Para ser escritor debes entrenar y no hay mejor forma de hacerlo que escribiendo.

Te diría que tienes que escribir todos los días, pero como no soy un robot (¡sorpresa, soy una persona como tú!) no lo haré. Porque sé que es muy complicado. Hay días de mucho jaleo, trabajos absorbentes, familia, planes y necesidades básicas como el descanso. Además, hay situaciones complicadas, malas rachas y otras cientos de cosas que te alejan de la escritura.

Lo que sí que te diré es que escribas mucho. Que lo hagas siempre que puedas. Que te fuerces de vez en cuando si es necesario. Hazlo de forma consciente, fíjate en tus errores más comunes y trata de solucionarlos. Escribe una novela, escribe relatos, sal de tu género y explora nuevos personajes y situaciones.

Entrena.

Lee

La lectura también forma parte del entrenamiento para el escritor. Si te mola el fútbol (o cualquier deporte) habrás visto que los entrenadores obligan a sus jugadores a ver partidos de sus rivales. Es una forma de aprender, de conocer nuevas tácticas y jugadas improvisadas, de ver cómo se mueve cierto jugador.

Si quieres escribir tienes que saber lo que haces. Tienes que conocer tu oficio. Uno se hace electricista sin saber, al menos, que la parte de dentro de un cable hace pupa. Uno no se hace tirador profesional sin saber por qué parte del fusil salen las balas.

Lee mucho. Al contrario que la escritura, que requiere un esfuerzo por tu parte, la lectura puede ofrecerte un instante de paz. Es un refugio tras un día ajetreado, es un momento de calma cuando tienes mucho trabajo.

Lee mucho. Lee libros buenos para ver lo que tienes que hacer y lee libros malos para saber lo que no tienes que hacer. Lee libros de tu género para conocer los temas recurrentes, los tropos y los personajes y lee libros de otros géneros para ver otros estilos, otros lenguajes y otros personajes.

Yo escribo terror y me encanta leer a King. Sin embargo, mis lecturas favoritas están muy alejadas del terror. Me encanta leer novela contemporánea, me encantan los personajes de Carver, el estilo de Steinbek y la lírica de Kerouac. Leer de todo te ayudará a crear un estilo propio, primero mediante la imitación y luego por interiorización.

Formación

¿Te presentarías a cirujano cardíaco sin haber estudiado Medicina? ¿Te harías piloto de vuelos comerciales sin haber pasado por una escuela de vuelo? ¿Te dedicarás a la ilustración o a la pintura sin formación artística? Seguro que no, sin embargo, todo el mundo tiene la sensación de que sabe escribir… Supongo que por ciencia infusa.

En realidad, este es un problema bastante habitual y se debe a que no existe un programa de formación «oficial» de escritura. Piénsalo bien, lo hay para el resto de artes. Conservatorios, escuelas de arte, de danza…

Pero, ¿qué pasa con la escritura?

El hecho de que no exista una formación reglada no te exime de tu responsabilidad como escritor, que no es otra que formarte. Aunque sea por tu cuenta. En Internet hay cientos de blogs de escritores, editores y editoriales que te ofrecen consejos. Hay manuales de escritura muy buenos y también hay cursos (en la misma plataforma de MOLPE tienes master class de escritores reconocidos) y escuelas para formación de escritores.

La formación es importante. El escritor necesita conocer muy bien cuáles son sus herramientas. Necesita entender cómo funciona la literatura, sus estructuras, la caracterización, los diálogos. Muchos de estos marcos y paradigmas los tenemos interiorizados gracias a la lectura, pero no sabemos cómo utilizarlos de manera consciente y por eso es tan importante la formación.

La escritura necesita de algo llamado «práctica deliberada». Es decir, necesitas ser consciente de lo que estás haciendo. Tienes que fijarte en lo que haces bien, en lo que haces mal y buscar formas de mejorar. De otra forma, la escritura se estanca y con el tiempo, pierdes músculo.

No importa lo que crees que sabes. No importa que hayas estado escribiendo desde que se hacía la mili con lanza. Siempre hay espacio para mejorar. Deja a un lado ese orgullo de escritor y pide ayuda.

Desarrollo de productos

Pues sí, para ser escritor deberías saber algo de desarrollo de productos. Lo que ahora llaman product manager.

¿Para qué?

Pues para presentar a tus lectores un libro en condiciones. ¿Sabes cuál es una de las principales funciones de un product manager? Encontrar el público objetivo para el producto en desarrollo.

Una de las principales preguntas que me hacen está relacionada justamente con eso. «No sé cuál es mi público objetivo, ¿cómo puedo saberlo?».

La respuesta es tan sencilla como complicada: escuchando y analizando.

En primer lugar, conviene abandonar ciertos pensamiento enquilosados del tipo: «un libro no es un producto, es una obra de arte». Si piensas que los libros son obras de arte, tengo unas cuentas pruebas objetivas en mi Kindle de que ciertas obras de arte se parecen mucho a la basura.

Los libros son productos, porque requieren un desarrollo previo. Desde el título, hasta la portada, todo debe estar enfocado en agradar a tu público. Y es que, hasta ahora has estado más solo que la una, pero el libro lo escribes para los demás, nunca para ti. Tener claro quién es tu lector y qué quiere, te facilitará muchísimo las cosas.

Si además, eres escritor independiente, gran parte de tu tiempo lo emplearás en fabricar tu producto. Así que, más motivos para saber qué tienes que hacer.

Marketing

La palabra tabú.

A mí me hace gracia la paradoja. Todo el mundo despotrica del marketing en sus blogs, lo que es hacerse marketing a costa del marketing. Yo siempre digo lo mismo, nadie te obliga a hacer marketing, puedes pasar del marketing. Luego no venderás libros y culparás al sursum corda.

El marketing no tiene nada malo. No te insulta, no te mira por encima del hombro, no te pega. Al contrario, te ofrece una serie de herramientas para tener más visibilidad y vender más. El marketing ha existido desde siempre, la iglesia católica ha sido una experta en marketing, logrando colocar su libro como el más vendido de la historia.

Por muy bueno que sea tu libro, si no eres capaz de llegar a tus lectores, no servirá de nada. Incluso si tienes pensado enviar tu manuscrito a una editorial, tendrás mejores oportunidades si sabes cómo venderlo. Para vivir de escribir, necesitas desarrollar ciertas habilidades de marketing y estar al día de las nuevas tendencias que van surgiendo.

Tienes que saber planificar un lanzamiento, marcar objetivos mensuales, trimestrales y revisar los resultados, así como ajustarlos. O, si lo prefieres, buscar a otra persona que lo haga por ti.

Deja a un lado los prejuicios, si quieres ser escritor, fórmate en marketing.

Objetivos, planificación y tiempo

Aunque no lo creas, escribir un libro requiere cierta planificación. Esto cambiará según seas escritor de mapa, de brújula, de los dos o barco que naufraga a la deriva. Sea como sea, crear una planificación básica puede ayudarte a terminar un proyecto.

Yo soy un completo desastre en temas de organización. He intentado utilizar todas y cada una de las aplicaciones para gestión de proyectos y planificación del mundo y, siempre, al cabo de dos o tres semanas, las abandono. Todas menos Trello.

En tu caso puede ser una hoja de Excel, no importa. Lo que sí es importante es que aprendas a planificar y organizar los tiempos. Tanto los de escritura, como los de revisión del proyecto, así como los de promoción. Aprende a ponerte fechas y a trabajar con ellas. Aprende también a marcar objetivos SMART, que puedas medir y saber cuándo los alcanzas y cuándo no.

Promocionarte

Esto va de la mano con el marketing. Creo que esta es la parte que la mayoría de los que «desprecian» el marketing odian. Cuando nos promocionamos nos sentimos como un vendedor de mercadillo. Eso es válido, lo entiendo, he pasado por ahí. Pero sinceramente, ¿qué tiene de malo ser un vendedor de mercadillo? Son gente honrada que hace su trabajo.

Eso tampoco significa que tengas que pasarte el día promocionando tu obra en Twitter. A estas alturas, lo de meter tu libro en bucle con el enlace de venta, ya debería estar obsoleto (por desgracia no lo está).

Para promocionarte bien necesitas tener conocimientos de marketing, pero puedes hacerlo sin molestar a nadie. Tienes muchas herramientas a tu disposición:

La promoción es una parte esencial de la escritura, ya que para vivir de escribir, necesitarás generar ingresos. No hay nada que se venda sin promoción, ni siquiera la comida. Imagínate un libro.

Tener paciencia

Sí. Mi último consejo es que tengas paciencia. Paciencia y tenacidad. Vivir de escribir es una carrera de fondo. Salvo gratas excepciones, no vivirás de tu primer libro, ni de tu segundo, ni siquiera del tercero o cuarto. Para vivir de escribir tienes que crear una base de lecturas para que la gente te conozca.

Cada libro que escribes y publicas tiene que aumentar tu base de lectores. Cada libro que publiques sorprenderá a nuevos lectores que bucearán en tus otras obras para conocerte. Ana dice algo muy cierto en casi todas sus charlas: tus libros nuevos, tiran de los antiguos.

Es como cuando descubres un grupo de música nuevo en Spotify, lo más normal es que te vayas a buscar todos su grandes éxitos.

Escribir es un trabajo muy solitario. También es duro, doloroso en ocasiones y casi siempre ingrato. Por si no fuera poco con todo esto, por el camino te encontrarás personas desagradables que tratarán de hacerte la zancadilla, compañeros envidiosos que tratarán de perjudicarte, editoriales de dudosa calidad y honradez que pretenderán aprovecharse de ti y lectores impertinentes (o personas pagadas para que dejar malos comentarios).

Ante esto no puedes hacer nada. Va con el oficio. Por eso necesitas grandes cantidades de paciencia si quieres sobrevivir a tu primer año como escritor. Conviene no desesperar y seguir tecleando.

Conclusión

Estos 8 consejos te ayudarán en tu camino para vivir de tu escritura. Por supuesto, no son los únicos y dudo que sean los mejores. Son, simplemente, los que me han funcionado a mí (por eso son los únicos que puedo darte). Si tienes otros consejos que quieras compartir con todos, por favor, eres libre de hacerlo en los comentarios.

Pin It on Pinterest